Archivos con la etiqueta ‘reforma’

Real Decreto-Ley 5/2013, de 15 de marzo: ¡cuidado, otra vez con las jubilaciones!

En la constante sucesión de disposiciones que modifican, siempre a peor, normativas anteriores en todas las materias -no se salva prácticamente ninguna-, el Real Decreto Ley 5/2013, de 15 de marzo (BOE 16.03.2013), se refiere a las pensiones de jubilación. Tema muy complicado, difícil -y también árido.-

Precisamente por estas características hemos creído conveniente dividir la exposición del tema en tres partes, de las cuales ésta es la primera. Entendemos que de esta manera la temática se asimilará mejor. Tratamos, a continuación, en primer lugar, el nuevo -y distinto- tratamiento de las jubilaciones que se soliciten antes de cumplir la edad legalmente establecida bien por haber perdido su empleo el trabajador o bien por voluntad propia. En segundo, un nuevo supuesto que se establece para compatibilizar la percepción -parcial- de la pensión con un trabajo por cuenta ajena o propia. Finalmente, y debido al propio -e importante- contenido de la reforma, las disposiciones transitorias entre la anterior y la nueva normativa para respetar situaciones y expectativas de situaciones derivadas de la regulación precedente, ahora derogada.

Ahorro farmacéutico = supresión de empleos

El pasado 24 de agosto “EXPANSIÓN” publicó un amplio artículo de Sergio Saiz sobre la materia. No vamos a repetir en éste la extensa información que dio aquél. De lo que ahora se trata es de hacer unas reflexiones, exclusivamente desde el punto de vista laboral, sobre la misma cuestión. Muy breve y concisamente pues la temática es muy clara:

1.- Sería absurdo -y el ejemplo no puede ser aquí más adecuado- que un médico recetase para la dolencia de un enfermo determinada medicina que, por sus componentes, le dañara otros órganos. Un facultativo no puede aplicar sólo su propia especialidad pues ha de tener en cuenta, necesariamente, todas las características del paciente; su consideración integral, en definitiva.

LA REFORMA DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA: PRINCIPALES MODIFICACIONES Y NOVEDADES INTRODUCIDAS POR EL REAL DECRETO-LEY 7/2011, DE 10 DE JUNIO. (1ª parte)

I.- INTRODUCCIÓN.-

El pasado 11.06.11 se publico en el BOE nº 139 el Real Decreto- Ley (RDL) 7/2011, de 10 de junio, de medidas urgentes para la reforma de la negociación colectiva. Tras el fracaso de los denominados “agentes sociales” en las negociaciones que abordaron al respecto durante los últimos meses y que finalizaron sin acuerdo, el Ejecutivo ha tenido dictar esta normativa que, ya adelantamos, es del todo probable que sea reformada durante el tramite parlamentario que va a seguir en los próximos meses.

Desde esta Tribuna vamos a proceder a desarrollar, desde un punto de vista eminentemente práctico y exento de farragosos legalismos, cuales son los aspectos más relevantes de esta nueva normativa que viene a reformar, básicamente, el Título III del Estatuto de los Trabajadores, referido a la negociación colectiva y a los convenios colectivos que tuvo su origen en el primer acuerdo interprofesional del período constitucional, concretamente el denominado “Acuerdo Básico Interconfederal” suscrito en julio de 1979 y cuya única reforma se llevó a cabo en la Ley 11/1994. Desde esa fecha esta materia ha restado prácticamente inmodificada.

¿QUÉ SUCEDE CON LOS CONVENIOS?

Mientras los agentes sociales continúan con sus disquisiciones sobre las reformas a desarrollar en el ámbito de la negociación colectiva, de las cuales ya me hacía eco y comentaba en anteriores artículos, permítanme centrarme hoy en el día a día de las empresas y de los convenios colectivos que se han ido cerrando o suscribiendo durante el primer trimestre de 2011. Es decir, la real y práctica negociación entre los verdaderos protagonistas de las relaciones laborales.

En primer lugar es sorprendente que entre enero y marzo del presente año sólo se hayan negociado y formalizado un total de 1.462 acuerdos que vinculan a un total de 2.700.000 trabajadores. Y ello es sorprendente, como apuntábamos, por el hecho de que en ese mismo período del 2009, a los inicios de la crisis económica que todavía nos atenaza, por estas mismas fechas ya se habían cerrado un total de 2.811 convenios que afectaban a 6.200.000 trabajadores.

FLEXISEGURIDAD

Entre las demandas de flexibilidad de las relaciones laborales reclamadas desde las patronales y las necesidades de seguridad requeridas por los trabajadores, la UE postula un nuevo término clave para nuestros mercados laborales. Este no es otro que la “flexiseguridad.” ¿Qué significa ese extraño vocablo? Sus promotores lo definen como una política de empleo y protección social basada en tres pilares: mayor facilidad para la contratación y despido de los trabajadores, mayor protección social para los desempleados y establecimiento de un régimen de derechos y deberes para éstos. Se pretende armonizar formas de trabajo flexibles con amplias garantías de protección social. La “flexiseguridad” viene a proponer no tener que elegir entre flexibilidad o seguridad.