Archivos con la etiqueta ‘Reforma laboral’

Carta a los Reyes Magos (en septiembre.)

Hace escasas fechas se publicaba una separata especial en el diario económico EXPANSIÓN con motivo de las próximas elecciones generales a celebrar el próximo 20-N (aunque cada vez nos acordemos menos … ¿no podrían haber escogido otra fecha menos “significada”?) La misma llevaba un muy sugerente título: “50 MEDIDAS PARA LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA.” Así, de manera más o menos telegráfica se aportaban ideas en todos los ámbitos económicos y sociales, desde medidas fiscales, pasando por actuaciones en las administraciones públicas, en los mercados financieros, en la sanidad, en la educación, en la justicia, etc. … con el claro objetivo de abrir un debate y tratar de que las mismas nos ayuden a salir de la crisis estructural en la que nos hayamos inmersos y, en muchos casos, hasta resignados.

REFORMA LABORAL: CONFIRMACIÓN DE UN FRACASO.

Si todos los indicadores ya confirmaban que las reformas laborales que emprendió el Gobierno durante el pasado ejercicio y que se han mantenido tibiamente durante el presente en absoluto han contribuido, ni tan siquiera ayudado, ni a la superación de la crisis ni a la reducción del brutal porcentaje de desempleados que continuamos sufriendo, la renuncia definitiva del ejecutivo a aplicar uno de los verdaderos puntos nucleares de aquélla es el colofón a tanta política errática.

REDUCCIÓN DE SALARIOS SIN ACUERDO: SE ABRE LA VEDA.

La crisis que nos viene atenazando desde hace años está conllevando, en el ámbito jurídico laboral, que cada vez más se estén tomando soluciones o decisiones que podríamos calificar como imaginativas e impensables en tiempos pretéritos.

Hoy traigo a colación un tema muy recurrente por su relevancia para las empresas y que por vez primera ha sido avalado por los Tribunales. En este caso por la Audiencia Nacional en una muy reciente sentencia dictada el pasado 10 de marzo de 2011.

El supuesto de hecho es el siguiente: una empresa del sector del metal con relevantes perdidas en los últimos ejercicios y una grave reducción en su facturación y ventas notifica a la representación legal de sus trabajadores la apertura de un período de consultas al objeto de que durante el mismo procedan a negociar una reducción del salario fijo de todos los trabajadores de la empresa en un 10% convirtiendo ese porcentaje en remuneración variable a los efectos de vincular su percepción a la consecución de determinados objetivos – básicamente un mayor número de ventas – y a la salida de la empresa de su situación económica muy negativa. A tal efecto, los órganos rectores utilizan las formalidades previstas al efecto en el art. 41 del Estatuto de los Trabajadores para las modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo de carácter colectivo y, más concretamente, del denominado “sistema de remuneración.”

ESTADO DE ALARMA NACIONAL

¿Qué puede generar mayor alarma en un país, más allá de las catástrofes naturales imprevisibles, que el hecho de que el 45 por 100 de sus jóvenes menores de 25 años no encuentren empleo? Una generación entera, realmente muy preparada, se está echando totalmente a perder. ¿Hay algo más grave que eso en un país civilizado? Sinceramente me cuesta pensar en algo peor por todo lo que conlleva tanto ahora como en el futuro.

Este dato, recogido en la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2011, al igual que el resto de indicadores, ya no es que sea pésimos sino que hace que se acaben los adjetivos para calificar una situación que se reitera desde hace ya excesivo tiempo sin absolutamente nadie que ponga remedio. Gravísimo. Nuevamente este fin de semana hemos tenido el “honor” de ser portada en el “Financial Times”, al alcanzar ya tasas de desempleo que triplican la de otros estados de la Unión Europea y duplican la media de nuestros vecinos. Tasas que no se veían desde hace más de catorce años a pesar de “reformas laborales” (sic) y otras medidas que ha tratado de implementar un Gobierno totalmente desbordado por una situación que le ha ultrapasado y que en realidad, no sabe cómo afrontar.

NEGOCIACION COLECTIVA: ¿QUO VADIS? (2ª Parte)

¡¡Seguimos “mareando la perdiz”!! ¡¡ Qué país!!

Como se recordará, ya en la reforma laboral que se aprobó el pasado verano estaba prevista la modificación de la negociación colectiva. Nada de nada. Posteriormente se concedió un plazo hasta final del ejercicio 2010 a los agentes sociales – patronal y sindicatos más representativos -, quien mejor que los propios actores protagonistas para establecer sus reglas de juego, para desarrollar las modificaciones en esta materia. Nuevamente nada. Finalmente se volvió a ampliar el plazo hasta este mes a los efectos de tratar de que ZP llevará bajo el brazo un pacto social para enseñarselo a sus colegas en el Consejo Europeo del 24.03 y fundamentalmente a la Sra. Merkel. Pues nada, tampoco.

Es probable que

NEGOCIACIÓN COLECTIVA: ¿QUO VADIS? (1ª parte)

Ejemplo práctico: El Convenio de la Industria Siderometalúrgica de la provincia de Barcelona, el cual se negoció allá por el 2007, es decir, antes de que se iniciara “oficialmente” la crisis económica que nos atenaza, estableció en ese momento los incrementos salariales para todos los años de su vigencia. Concretamente desde el citado 2007 a diciembre de 2012. Seis “añazos” ni más ni menos. Seis “añazos” en los que España, al igual que otros muchos países de nuestro entorno, ha pasado de “atar los perros con longanizas” a estar sumida en una de las peores depresiones de su historia.

REFLEXIONES LABORALES

Marzo 2011. En el momento en que estén leyendo esta tribuna habrán pasado ya, aproximadamente, seis meses desde que la reforma laboral, desarrollada en la Ley 35/2010, entró en vigor. Realmente hace más tiempo, con matices, que aquélla viene siendo operativa pues la misma proviene del Real Decreto-Ley que en junio de 2010 el Gobierno unilateralmente promulgó ante la constatada imposibilidad, en aquél momento, de que los agentes sociales alcanzaran acuerdo alguno al respecto en esta materia. Recordar que ello fue el detonante de la huelga general promovida por los sindicatos mayoritarios y que se llevó a cabo a finales de septiembre de ese año.

A vueltas con las pensiones

Siguiendo con el conjunto de modificaciones que se están llevando a cabo en el amplio ámbito laboral, hoy nos centraremos en un tema de rabiosa actualidad como es la reforma del sistema de pensiones publicas, debate éste que recorre la practica totalidad de los países de nuestro entorno ante la evidencia de la menor natalidad frente a una mayor esperanza de vida. Los últimos informes del INE relativos a la proyección de la población en España señalan que contaremos con 47 millones de habitantes en 2020. Prácticamente una población idéntica a la actual – 46,9 millones. – Ello significa un crecimiento poblacional de un 2,7% en la próxima década frente al 15% registrado entre el 2000 y el 2009.

España: paraiso funcionarial

Hace unos días llegó a mis manos una encuesta que confirmó mis peores designios sobre lo que está pasando en este país. Entre las distintas preguntas que se hacían a una serie de colectivos sobre cuestiones diversas – cuáles eran los principales problemas actuales de España; qué confianza le inspiraban los políticos; intenciones de voto; etc.… – una de ellas me llamó poderosamente la atención. El enunciado de la misma era el siguiente: ¿considera usted la posibilidad de presentarse a algún tipo de oposición pública en los próximos años? Un 46% de las personas de 18 a 30 años que contestaron la encuesta respondieron sí o probablemente sí y un 28% reconocía, en una pregunta posterior, que efectivamente lo habían realizado durante los cinco últimos ejercicios. Escalofriante o “entendible”, según se analice.

El Nobel contra el paro

La Real Academia Sueca de Ciencias ha otorgado el Premio Nóbel de Economía de este año a tres prestigiosos economistas expertos en el mercado laboral y, más específicamente, en las denominadas “fricciones” que genera el aumento del desempleo. Los profesores Peter Diamon, del Instituto Tecnológico de Massachussets en Boston, Dale T. Mortensen, de la Northwestern University en Evanston – Illinois – y Christopher Pissarides, de la London School of Economics, han visto reconocidas sus teorías que buscan dar respuestas al por qué se incrementa mas el paro en momentos de crisis en unos países en comparación a otros.