Archivos con la etiqueta ‘Estatuto de los Trabajadores’

NEGOCIACIÓN COLECTIVA: ¿QUO VADIS? (1ª parte)

Ejemplo práctico: El Convenio de la Industria Siderometalúrgica de la provincia de Barcelona, el cual se negoció allá por el 2007, es decir, antes de que se iniciara “oficialmente” la crisis económica que nos atenaza, estableció en ese momento los incrementos salariales para todos los años de su vigencia. Concretamente desde el citado 2007 a diciembre de 2012. Seis “añazos” ni más ni menos. Seis “añazos” en los que España, al igual que otros muchos países de nuestro entorno, ha pasado de “atar los perros con longanizas” a estar sumida en una de las peores depresiones de su historia.

Absentistas profesionales: ¡menuda lacra!

La picaresca es una característica intrínseca de nuestra propia forma de ser y está muy arraigada en la cultura popular no tan sólo en nuestro país sino en muchos otros. El pícaro o aquél que a través de vías no siempre ortodoxas alcanza determinadas metas nos resulta “simpático”. Pero cuidado, cuando este tipo de actuaciones cuestan más de 652 millones de euros anuales a las empresas españolas la percepción debería cambiar 180 grados

Más sobre el acoso moral

No es muy habitual que el Tribunal Supremo, en sus recursos de casación para la unificación de doctrina, resuelva supuestos de acoso moral dada la especialísima casuística de estos casos. En atención a ello la inadmisión de éstos es algo muy habitual. Pues bien, ha llegado a mis manos una muy interesante sentencia del Alto Tribunal que, esta vez sí, estudia esta cuestión. La particularidad de esta resolución se centra en el hecho de que el recurso no resuelve la “típica” extinción contractual al amparo del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores a la que a su vez se le acumula una indemnización de daños y perjuicios. No. La inicial actora en el procedimiento que a continuación comentaremos tras la finalización de su contrato temporal solicitó exclusivamente la imposición de una indemnización de daños y perjuicios tanto a la persona física que cometía directamente el acoso como solidariamente a su antigua empleadora por permitir esa actuación.

A vueltas con el salario en especie.

Permitirme, antes de iniciar este nuevo artículo, desearos a todos unas muy felices fiestas y un prospero año nuevo. ¡¡¡¡ Espero que el 2011 nos traiga a todos más trabajo, suerte y, fundamentalmente, mucha salud!!!!

Iniciando, ahora sí, el tema que hoy propongo, indicar que el artículo 26 del Estatuto de los Trabajadores establece la consideración de salario a la totalidad de las percepciones económicas de los trabajadores, en dinero o en especie, por la prestación profesional de los servicios laborales. Por lo que respecta al denominado salario en especie, éste no podrá superar el 30 por 100 de las percepciones salariales

Despidos objetivos y finalización de contrata

Una reciente sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo en unificación de doctrina resuelve definitivamente una cuestión que venía generando disparidad de interpretaciones por parte de los Tribunales Superiores de Justicia de toda España. Si bien la sentencia que hoy comentamos no es la primera que dicta el Alto Tribunal en un caso similar, sí podemos afirmar que la misma, dado su caldo jurídico, cierra el debate que pudiese existir a este respecto.

Limitaciones a la reducción de jornada por guarda legal

Hoy quiero abordar un tema muy recurrente, vinculado a la reducción de jornada por guarda legal, y que he vivido en primera persona asesorando a la sociedad en cuestión.

El supuesto de hecho es el siguiente: la responsable de una sección de un centro comercial solicita, tras el nacimiento de su hijo, una reducción de jornada al amparo del artículo 37.5 ET. La jornada que hasta la fecha venía desarrollando lo era de lunes a sábado siendo este día, obviamente, el de mayor ventas. Dicha trabajadora vino a solicitar a la empresa una reducción de jornada para trabajar seis horas de lunes a viernes y no prestar servicios los sábados.

La degradación social del lenguaje

Como es sabido, el art. 54.2 c) del Estatuto de los Trabajadores – ET – entiende como incumplimiento contractual susceptible de ser sancionado con el despido las ofensas verbales o físicas proferidas contra el empresario o contra las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.