Archivos con la etiqueta ‘Derecho’

Control empresarial: ¿dónde está el límite?

Hace escasos días se publicó un artículo en “La Vanguardia” que me gustaría compartir con vosotros – así hoy no hablo hoy del paro la crisis y todo eso pues uno está muy hartito.-

Pues bien el título del artículo era el siguiente: “Trabajo pide a Schlinder – empresa de instalación y control de ascensores y escaleras mecánicas – que deje de controlar a sus operarios con un chip.” Al parecer, según la información publicada, la empresa ha instalado un dispositivo denominado “acelerómetro” – vaya nombrecito – en el teléfono móvil de sus operarios del servicio técnico y, por lo tanto, encargados de acudir a averías o similares, que detecta el movimiento de los mismos emitiendo un sonido y efectuando una llamada automática a la central de la empresa si no detecta movimiento durante dos minutos.

CESES VOLUNTARIOS: POSIBILIDAD DE RETRACTACIÓN.

Hoy traigo nuevamente a colación el contenido de una reciente sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo por dos motivos fundamentales: en primer lugar, por la trascendencia que tiene, en sí misma considerada. En segundo, por tratarse de una materia que se da muy frecuentemente y habitualmente en el ámbito de las relaciones de trabajo.

Se trata de un cambio radical de criterio de dicho Tribunal sobre una cuestión que hasta el momento era pacífica y no provocaba dudas y que desde ahora puede convertirse en un nuevo elemento de controversia en el ámbito de las empresas -sin base ni fundamento, además, que la justifique. –

EXCEDENCIAS VOLUNTARIAS: REINGRESO DEL TRABAJADOR

La flexibilidad con la que se regulan actualmente las excedencias voluntarias -su duración puede ser, a criterio del trabajador/a, desde 4 meses a 5 años según el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores (ET)-, hace que éstas sean relativamente frecuentes.

Aparte de que las empresas no pueden oponerse a tales excedencias cuando concurran los requisitos establecidos para tener derecho a las mismas -un solo año de antigüedad en la empresa-, actualmente, por haberse reducido tanto las actividades empresariales como consecuencia de la crisis, las peticiones de excedencia no suelen producir perjuicios a las empresas sino todo lo contrario, suponiendo, en la práctica, casi siempre una reducción de los costos salariales y de Seguridad Social.

El problema aparece en el momento en el que el trabajador solicita, al terminarse la excedencia, la reincorporación a su puesto de trabajo, manteniéndose baja la actividad empresarial

Más sobre el acoso moral

No es muy habitual que el Tribunal Supremo, en sus recursos de casación para la unificación de doctrina, resuelva supuestos de acoso moral dada la especialísima casuística de estos casos. En atención a ello la inadmisión de éstos es algo muy habitual. Pues bien, ha llegado a mis manos una muy interesante sentencia del Alto Tribunal que, esta vez sí, estudia esta cuestión. La particularidad de esta resolución se centra en el hecho de que el recurso no resuelve la “típica” extinción contractual al amparo del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores a la que a su vez se le acumula una indemnización de daños y perjuicios. No. La inicial actora en el procedimiento que a continuación comentaremos tras la finalización de su contrato temporal solicitó exclusivamente la imposición de una indemnización de daños y perjuicios tanto a la persona física que cometía directamente el acoso como solidariamente a su antigua empleadora por permitir esa actuación.