“SANTA EULALIA”: proyecto vital.

         

          Repasando mis últimos artículos publicados, bueno, en realidad casi todos, me he dado cuenta de que la mayoría de ellos son ciertamente negativos o, por lo menos abordan cuestiones nada halagüeñas. Paro, crisis, despidos, reestructuraciones y “lindezas” similares son, lamentablemente, el pan nuestro de cada día y con lo que desayuno, como y ceno jornada tras jornada. Ya comentaba hace poco que los abogados que nos dedicamos al “bonito” mundo del derecho laboral asesorando a empresas nos hemos convertido, de un tiempo a esta parte, en verdaderas “armas de destrucción masiva”. Realmente un 90 por 100 de nuestro trabajo se ciñe a lo apuntado: destruir. Es una verdadera lástima, pero es la pura realidad. Pues bien, dicho todo ello, hoy cambio radicalmente de tono. Gracias a Dios.

            En el artículo que hoy, más una reflexión que otra cosa,  os quiero indicar que todavía hay “vida y esperanza” – sé que es una obviedad pero es necesario recordarlo – y que los proyectos, si se hacen con cariño, se cuida hasta lo indecible el más mínimo detalle, se trata de aplicar la lógica y, fundamentalmente, se trabaja de verdad, en la acepción más amplia de la expresión, siguen y se consolidan.

            Os preguntaréis: ¿qué le pasa a éste hoy? ¿Se le habrá ido la pinza con tanta “negatividad” previa? Pues no. Nada de eso. Simplemente quiero rendir tributo y homenajear a aquellas empresas y a aquellos empresarios que hay en nuestro país, todavía quedan muchos y buenos, que contra viento y marea continúan en la brecha “abriendo la persiana todos los días” y arriesgándose. Llegados a este punto tengo que hacer una confesión: siempre me ha llamado la atención que la figura del empresario, con todo lo que conlleva en el ámbito estrictamente social, no tenga en nuestro país el reconocimiento que tiene en otros, donde calles, plazas o parques llevan el nombre de aquél o aquél otro emprendedor. Puede ser una tontería pero para mi es muy significativo.

            Como ejemplo, habría cientos, os traigo hoy a “Santa Eulalia”.  Empresa radicada en Barcelona y quizás, en la actualidad,  uno de los mejores establecimientos, a nivel nacional e internacional, en el ámbito de la moda masculina y femenina. Dicha Sociedad se fundó, ni más ni menos, que en 1843. Y hoy la cuarta generación continúa dirigiendo la nave con el mismo cuidado y detalle que hace más de dos siglos. Podríamos decir que es una de las empresas “de toda la vida” con la que los barceloneses hemos convivido directa o indirectamente a lo largo de nuestra historia. Es decir, una de las marcas de referencia. 

            A lo largo de esta semana Luis Sans, actual presidente de la Compañía, Sandra Dominguez, su esposa y a la par Directora de Compras,  y su equipo de colaboradores, están reabriendo su local más emblemático en el Paseo de Gracia, a pocos metros de La Pedrera, tras una rehabilitación que ha durado años. Sinceramente en unos momentos como los actuales en que muchos están cayendo, mantenerse ya es un triunfo. Pero si además se innova, se persevera y, como apuntaba, se trabaja en proyectos vitales como éste es, realmente, para sacarse el sombrero y aplaudir.

            Desde esta tribuna animo a todos los que día a día arriesgan su dinero, sus ideas y su tiempo, entre otras muchas cosas tanto tangibles como intangibles y que no aparecen en las cuentas de resultados, para iniciar o continuar proyectos como el de “Santa Eulalia”  que dan trabajo a mucha gente, de forma directa o indirecta, y que hoy he querido poner como ejemplo. Repito que hay cientos en todos los sectores productivos y en cualquier ciudad grande o pequeña de nuestro país. Desde aquí mi profundo reconocimiento.

             Son ellos, con su esfuerzo, los que “tiran del carro” y harán que “esto” salga adelante a pesar de la indefinición y ambigüedades de nuestros dirigentes. Lo dicho: ¡mucho ánimo!

4 Comentarios | Leído 141 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

4 opiniones en ““SANTA EULALIA”: proyecto vital.”

  1. Juana Tejada dice:

    Es gratificante leer algo bonito de vez en cuando, salvando la mordacidad del principio.
    Gracias.

    1. Gracias, Juana.

      Es cierto, en estos tiempos que corren, sería necesario potenciar los sucesos positivos. Lamentablemente … son tan pocos!!!!

      Un abrazo.

  2. pedro dice:

    hola:
    Como soy nuevo en la lectura de tus comentarios, permiteme uno del cual creo que nadie hace caso y se cae en un gravisimo error.
    Tertulianos y comentaristas critican que si tal o cual millonario se gasta equis dinero en un fiesta, en arreglar el chalet, el barco etc. o no se los gastan por el que dirán
    Craso error, es precisamente la gente que tiene dinero la que tiene que gastar e incluso malgastar su dinero en este tipo de actividades, por una logica razon, nos beneficiamos todos.
    Siempre y cuando no te lleves el barco al extranjero y te corras las fiestas en dichos lugares

    1. Pedro,

      Me alegro muchísimo de que te hayas “parado” en ese ya antiguo artículo que publiqué hace unos meses. Muchos lo han pasado por alto pues lo urgente no nos deja ver lo importante. E importantes son los proyectos vitales de la empresa que cito como las de tantas otras generadoras de riqueza en nuestro país. Ellas son las que mueven la maquinaria e incitan al consumo para que la maquinaria se mueva un poco pues está bastante fastidiada.

      El corolario a tu comentario es excelente!!!!

      Un abrazo y encantado.

Deja un comentario

*