Regalos de navidad: derecho adquirido o mera liberalidad.

A  un mes y medio de la navidad, aunque nadie lo diría con “los calores” que veníamos sufriendo en estas fechas, y con la que está cayendo son muy recurrentes las preguntas relativas a la posibilidad de modificar, reducir o incluso eliminar los regalos o cestas de navidad que las empresas venían entregando a sus trabajadores en esas fechas.

A tenor de la política de máxima contención de costes a todos los niveles las famosas “cestas de navidad” prácticamente han pasado a mejor vida y ya puedes estar contento si recibes un mero detallito.

Pues bien en nuestro ámbito laboral los regalos de navidad y, concretamente, la “cesta navideña” han dado lugar a muchas resoluciones judiciales. La discusión suscitada cuando se planteaban procedimientos en este sentido la he resumido en el titulo de este artículo: el hecho de que unos trabajadores hayan venido recibiendo regularmente todos los años un obsequio, a modo de cesta, en navidad, se considera un derecho adquirido por parte de los mismos o es una mera liberalidad a modo de “gracioso regalo” por parte de la empresa. 

La respuesta a esta cuestión no es baladí. Si nos encontramos ante un derecho adquirido una de las partes, en este caso la empresa, no puede eliminarlo ni modificarlo unilateralmente. Si es una mera liberalidad la empresa puede realizar, literalmente, lo que estime más conveniente con la misma.

Pues bien, la doctrina de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha venido a determinar que este tipo de regalos son una pura y dura liberalidad por parte de las empresas y, por ende, susceptible de modificarse, reducirse y hasta suprimirse por mucho que año tras año se hubiera venido entregando. Obviamente la única excepción a esa regla general la encontraríamos si en el convenio colectivo de aplicación expresamente se estableciese la entrega de esa cesta, regalo o similar como una obligación por parte de las empresas – no es muy habitual pero en algunos convenios de empresa sí existe esa previsión.-

En atención a ello por mucho que año tras año se haya venido entregando una cesta, un regalo o una atención a los empleados de la empresa, o incluso a aquellos ya jubilados, durante las fiestas navideñas, en cualquier ejercicio la propia empresa puede decidir su supresión sin necesidad de comunicar, negociar o preavisar tal decisión ni con los representantes legales de sus trabajadores ni tampoco con estos.

Como anécdota indicar que hasta se habían planteado procedimientos solicitando que la cesta navideña mantuviera la sempiterna “pata de jamón de jabugo” en vez del más modesto “salchichón” por el que había optado un año una empresa apelando a la “merma cuantitativa, económica y cualitativa” que sufrían los trabajadores que recibían esa cesta “low cost.” Huelga indicar el resultado del procedimiento.

Del mismo modo si estos regalos son meras liberalidades no tienen la condición de salario y en virtud de ello no computan para el cálculo de ningún tipo de indemnización y o prestación.

6 Comentarios | Leído 2679 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

6 opiniones en “Regalos de navidad: derecho adquirido o mera liberalidad.”

  1. pedro dice:

    hola:
    Se me ocurre que en nuestro despacho regalabamos a muchos funcionarios/as un detalle tipo colonia ( baratita ) para las Sras y algun detallito para lo caballeros, en algunas oficinas de empleo y seg social en la que se podian juntar 6-7 personas remitiamos una ensaimada y una botella de cava………hasta que la jefa de un departamento lo rechazo por ser ofensivo.
    ( quizas esperaba otra cosa tipo rolex, o un traje dolce gabanna )
    Se acabaron los regalitos….
    Feliz navidad

    1. Pedro,

      Tú lo has dicho. Se acabaron los regalitos!!!! Es probable que la jefa del departamento, ya puestos, esperase algo más espectacular como apuntas…

      Un abrazo.

  2. Robert dice:

    Sr. Ortega,
    ¿podría indicarme la referencia de la sentencia? Hasta ahora, yo tenía entendido que los lotes de Navidad se consideraban condiciones más beneficiosas (derecho adquirido), si éstos han sido otorgados por la empresa con regularidad y mediante bastante transcurso de tiempo (sentencia del TSJ de Andalucía de 16-04-1999; sentencias del Tribunal Supremo de 20-12-1993 y de 21-02-1994).

    Gracias.

    Un saludo,

    1. Robert,

      La más relevante es la sentencia del TS de fecha 31.05.95 (Rec. 2384/1994) (La Ley 10507/1995) Te extractola parte más relevante:

      “2. El proceso de conflicto colectivo que se ha tramitado a instancia del comité de empresa ha sido consecuencia de la confusión sufrida por dicho órgano de representación entre un determinado beneficio y una condición más beneficiosa adquirida y disfrutada en virtud de la consolidación del beneficio que se reclama por obra de una voluntad inequívoca de su concesión (sentencias de esta Sala de 16 de septiembre de 1992 y 20 de diciembre de 1993, citadas por la de 21 de febrero de 1994). Insiste el comité de empresa en la persistencia en el tiempo de la cesta de Navidad; y en buena medida sobre ese dato construye su pretensión procesal. Como dijo la sentencia de esta Sala de 7 de junio de 1993 y recuerda la de 21 de febrero de 1994 “no basta la repetición o la persistencia en el tiempo, sino que es preciso que la actuación persistente descubra la voluntad empresarial de introducir un beneficio que incremente lo dispuesto en la ley o en el convenio… Ni es suficiente que el beneficio tenga duración en el tiempo, ni es tampoco precisa esa nota de la duración o persistencia”. Lo fundamental es que la ventaja que se concede se haya incorporado al nexo contractual “en virtud de un acto de voluntad constitutivo de una concesión o reconocimiento de un derecho” (sentencia de 21 de febrero de 1994). Que cualquiera que sea el título originario de la concesión, constituya un derecho adquirido y no un mero uso de empresa. Habrá un derecho adquirido o condición más beneficiosa cuando se pruebe, en fin, la voluntad empresarial de atribuir a sus trabajadores una ventaja o un beneficio social que supera a los establecidos en las fuentes legales o convencionales de regulación de la relación contractual de trabajo (sentencia de 25 de enero de 1995).

      3. En el presente caso lo que ha habido es una repetida actuación de liberalidad de la empresa; que desde 1978 se vienen produciendo discusiones entre las partes sobre la calidad y el contenido de la cesta de Navidad, que fue variando en los sucesivos años, con un máximo en 1989 y un mínimo en 1992. Esta disminución de la cesta de Navidad es lo que ha provocado el planteamiento del conflicto. Declarar el derecho de los trabajadores a recibir una cesta de Navidad de contenido igual a la cesta de 1991 es, de un lado, convertir en condición más beneficiosa una pura liberalidad del empresario, que tiene incluso anunciado la desaparición del obsequio navideño para el futuro. Ni los hechos probados de la sentencia, ni su abundante argumentación determinan ni en el tiempo ni en su contenido y circunstancias que se haya consolidado e integrado en el contrato el tal beneficio. Hay, eso sí, reuniones entre las partes demostrativas de “pacíficas variaciones anuales en el contenido de dicha “cesta” hasta el año 1992″; pero nada que añadir a la circunstancia de la repetición del obsequio navideño todos los años. ”

      Saludos.

  3. Miguel Angel Arias dice:

    Me ha llegado una oferta que creo muy interesante, regalar Coaching, en este caso de comunicación. Me lo propone una empresa Quedigo S.L., creo que es muy interesante y oportuno y además no genera controversia

    1. De controverisa nada de nada. Regalar formación es lo que necesita este país. Miguel Angel.

      No obstante si uno está acostumbrado a la tipica tableta de turron + la botellita de cava no se como recibiría este regalo menosa calórico!!!

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *