Reforma laboral: fracaso consumado

Acabó el auténtico sainete en el que se ha convertido la reforma laboral. El pasado día 9 de septiembre, fecha en la que el Congreso de Diputados aprobó el texto definitivo de la misma, se consumó un verdadero fracaso colectivo. Fracaso de los agentes sociales -patronal y sindicatos- que tras más de dos años de “diálogo social”, obviamente estéril, no fueron capaces de llegar a ningún tipo de acuerdo. Fracaso de las fuerzas políticas en general por no haber alcanzado lo que de ellos era exigible: un pacto de estado para, desde la responsabilidad que se les supone, establecer aquéllas reformas estructurales que en el ámbito laboral el país necesitaba. Lamentablemente, como casi siempre, han primado “corto placistas” intereses de carácter electoral. Y, por supuesto, fracaso del Gobierno, que en solitario ha tenido que aprobar algo que le ha sido impuesto desde foros y organismos internacionales y que dista mucho de resolver los problemas estructurales de nuestro mercado laboral: la injustificada dualidad contractual que padecemos -trabajador indefinido / trabajador temporal- seguirá irremediablemente, pues no existe estímulo real para la contratación indefinida y la inexistente flexibilidad interna en las empresas -continuará siendo más fácil despedir a un trabajador abonándole la indemnización legal máxima, que modificar su horario un par de horas para adaptarlo a las necesidades organizativas de la empresa-. Todo esto es lo que no puede ser de ninguna de las maneras.

Por lo demás, poco más a lo ya apuntado. La extinción de la relación por causas objetivas debido a motivos económicos, organizativos, productivos o técnicos continuará al albur de la interpretación de los jueces de lo social. Era necesaria una clarificación causal para la seguridad jurídica de las partes y no se ha conseguido. El redactado final, en términos poco jurídicos, es más de lo que ya teníamos antes. ¡¡ Pero si en el Congreso se ha llegado a discutir el significado gramatical de un punto y coma; y, mientras tanto, el país con un desempleo de más del 20 por 100!!

 Tras cuatro redactados diversos en apenas tres meses estamos prácticamente donde empezamos ¿Dónde ésta la necesaria modificación de la negociación colectiva? ¿Dónde está el nuevo contrato indefinido -no el “renovado” de fomento a la contratación indefinida, que de poco ha servido hasta el momento- con una indemnización realmente inferior a las ya existentes, que debería haber conllevado la derogación de las figuras contractuales temporales de obra y servicio y eventuales? ¿Dónde ha quedado la lucha contra la lacra del absentismo injustificado? ¿Por qué no se ha potenciado la figura de la contratación parcial en estos momentos -ni una línea sobre esta modalidad en la Ley-? Demasiadas preguntas sin respuesta.

 Era el momento para modificar, realmente, nuestro añejo y encorsetado marco regulador laboral. Se ha dejado escapar otra oportunidad. Sinceramente parece que en este país estamos condenados a vivir en un permanente “quiero y no puedo”, con una clase dirigente incapaz de tomar decisiones valientes y “de Estado” por muy impopulares que estas sean. Y, paralelamente, la crisis ya ha destruido el 10 por 100 de nuestro tejido industrial. Concretamente desde diciembre de 2007 un total de 125.421 empresas han cerrado según el indicador Avance del Mercado Laboral de AFI-AGETT.

Reconozco que estas notas “me ha salido un tanto agrias.” La frustración de aquellos que creíamos que había llegado el momento de la verdadera reforma es muy grande. Supongo que éramos unos ilusos. 

4 Comentarios | Leído 318 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

4 opiniones en “Reforma laboral: fracaso consumado”

  1. Thanks for your words, María!!!

  2. Juan M. dice:

    Hola, interesante reflexión. Estaría bien tener una página en facebook sobre este blog. Un saludo desde Málaga

    1. Juan,

      Me parece muy interesante lo que apuntas. Como sabes el blog hace poco que lo hemos iniciado. Iremos implementando nuevas prestaciones a medida que lo vayamos desarrollando entre todos. Muchas gracias por seguirnos. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *