REAL DECRETO LEY 1/2015, DE 27 DE FEBRERO: PRINCIPALES NOVEDADES EN EL AMBITO LABORAL. ESPECIAL MENCIÓN A LA NUEVA REDUCCIÓN DE COTIZACIONES PARA LA CONTRATACION INDEFINIDA.

En el BOE nº 51 del sábado 28 de febrero, se publica el Real Decreto Ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social. 

Bajo esa “pomposa” denominación, y como ya estamos acostumbrados, se desarrollan toda una serie de medidas variopintas que el Ejecutivo, en boca de su Presidente, ya adelantó en el último debate sobre el Estado de la Nación que se celebró la pasada semana en las Cortes Generales y que ahora se plasman y desarrollan con detalle. Así desde medidas urgentes para la reducción de las cargas financieras que modifican, entre otras normas, la Ley Concursal, pasando por variaciones en el ámbito tributario y de las Administraciones Públicas, son muchas las Leyes que vuelven a ser modificadas. En el ámbito social lo más destacable es el establecimiento de una nueva reducción en la cotización cuando se formalicen contratos de naturaleza indefinida.

Realmente la medida que podríamos calificar como “estrella” de esta nueva norma se centra en esa “segunda oportunidad” que se pretende dar tanto a las familias como a los autónomos y a las pequeñas empresas insolventes a los efectos de que puedan negociar, a través de la novedosa figura del “mediador” – notarios, registradores o cámaras de comercio -, bien una solución o aplazamiento para el pago de sus deudas bien la liquidación de sus bienes aunque estos no cubran la integridad de la deuda generada. Como se puede comprobar si bien esta medida principal se aparta de nuestro ámbito laboral entendíamos relevante destacarlo a efectos de conocimiento general. Ya veremos si las buenas intenciones de esta norma son reales pues se me antoja que estas medidas llegan demasiado tarde para muchos tras ocho años desde que estalló una de las mayores crisis económicas de nuestra historia reciente. Quizás es muy probable que estas normas se aprueben ahora pues hasta la fecha el sistema bancario no estaba en condiciones de asumirlas.

Por nuestra parte, y fuera ya de esas notas previas, nos centraremos exclusivamente en desarrollar unas notas de urgencia en relación a aquellas novedades en el ámbito jurídico-laboral que aporta dicha nueva norma cuya entrada en vigor se ha producido el domingo 1 de marzo.

Concretamente lo más destacable, como apuntábamos en el prámbulo, es el establecimiento de un mínimo exento de cotización a la Seguridad Social para favorecer la formalización de nuevos contratos indefinidos.

¿Cuáles son las características, requisitos y peculiaridades más relevantes de esta nueva reducción de cotizaciones a la formalización de nuevos contratos indefinidos en cualquiera de sus modalidades?

1. La medida consiste en que los primeros quinientos euros de la base de cotización por contingencias comunes correspondiente a cada mes quedarán exentos de la aplicación del tipo de cotización en la parte correspondiente a la empresa. Ello afectará a todos los contratos indefinidos que se formalicen  entre el 1 de marzo de 2015 y el 31 de agosto de 2016 y dicha reducción o no cotización se mantendrá durante veinticuatro meses (dos años) a contar desde la fecha de formalización del contrato dentro del período citado. Las empresas de menos de diez trabajadores se podrán beneficiar durante un año más de una exención sobre 250 euros.

2. Esta medida viene a sustituir a la actual “tarifa plana” de cien euros, cuya vigencia concluye el próximo 31 de marzo y que según datos del SEPE ha beneficiado a más de doscientas mil personas. Por lo tanto durante el presente mes de marzo las empresas podrán optar por aplicar cualquiera de las dos medidas: bien la “tarifa plana” bien la reducción de cotizaciones que prevé el Real Decreto Ley que estamos comentando.

3.Con esta reducción de cotizaciones se pretende favorece especialmente la contratación de los colectivos más vulnerables. Es decir, si la “tarifa plana” tenía un carácter generalista y se aplicaba por igual a todas las contrataciones indefinidas, la presente reducción, dado su importe, tendrá más relevancia cuanto menor sea el salario del empleado contratado. Por lo tanto se prevé que la medida se concentrará en los colectivos más afectados por el paro y la temporalidad y aquellos que carecen de experiencia o de formación o llevan más tiempo en desempleo.

4. Esta reducción de cotización no tendrá, en ningún caso, impacto en la generación de derechos de prestaciones para el trabajador, incluido el desempleo, que se calcularán aplicando el importe íntegro de la base de cotización.

 5. De esta forma, la nueva tarifa supone una rebaja progresiva del coste laboral por cotizaciones sociales en la parte que abona la empresa:

 

    1. Para un trabajador con salario de mil euros las cotizaciones se verán reducidas cerca de un 50 por 100.

       

    2. Para un trabajador con sueldo situado en la base de cotización máxima, la cuota a la Seguridad Social se verá reducida en un 14 por 100.

 

6.Para los contratos indefinidos a tiempo parcial, la cuantía exenta de cotización se reducirá de forma proporcional a la jornada. En este caso, la jornada no podrá ser inferior al 50 por 100 de la del trabajador a tiempo completo.

7.La medida será compatible con la Tarifa Joven de trescientos euros para la contratación indefinida de los jóvenes menores de veinticinco años inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil.

Así, si la cuota a pagar resulta inferior a los trescientos euros de bonificación durante seis meses por contratar a un joven inscrito en la Garantía Juvenil, la empresa podrá destinar el excedente a financiar los costes sociales de otros trabajadores.

8.La reducción será también compatible con el Programa Especial de Activación para el Empleo. Este Programa permite compatibilizar hasta cinco meses la percepción de la ayuda de acompañamiento con el trabajo por cuenta ajena.

9.Como ya sucedía con la “tarifa plana”, para poder tener derecho a esta nueva bonificación/reducción en la cotización, la empresa se verá obligada expresamente a aumentar tanto la plantilla global de trabajadores como el número de trabajadores fijos.

A tal efecto y en esta misma línea el empleador estará obligado a mantener el nivel de empleo generado con los nuevos contratos durante, al menos, tres años. Si este requisito se incumple durante el primer año, el empresario deberá devolver la totalidad de la reducción de cuotas. A partir del segundo año deberá devolver la parte proporcional a los meses transcurridos.

10.Es importante destacar que lo pretendido con esta nueva bonificación es la creación de empleo neto o efectivo. Por lo tanto las empresas no habrán podido extinguir contratos de trabajo, bien por causas objetivas o por despidos disciplinarios que hayan sido declarados judicialmente improcedentes, bien por despidos colectivos que hayan sido declarados no ajustados a derecho, en los seis meses anteriores a la celebración de los contratos que dan derecho al beneficio al que nos venimos refiriendo. Recordar que la exclusión del derecho a la bonificación derivada del incumplimiento de este requisito afectará a un número de contratos equivalentes al de las extinciones producidas.

11.Tampoco se podrá aplicar está reducción a la contratación de trabajadores que en los últimos seis meses hubiesen estado contratados en la misma empresa mediante un contrato indefinido ni en otras del mismo grupo.

 

Sin comentarios | Leído 4430 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *