Para reclamar la validez de una cláusula de garantía de indemnización, el procedimiento adecuado es el de despido | Eduardo Ortega Figueiral

Para reclamar la validez de una cláusula de garantía de indemnización, el procedimiento adecuado es el de despido

No cuestionada la procedencia del despido objetivo por causas económicas, y transcurrido con exceso el plazo de caducidad de la acción de despido, el trabajador reclamó una mayor indemnización en virtud de una cláusula de garantía otorgada por la empresa, que ahora niega su aplicabilidad por una revocación posterior.

 La indemnización otorgada al despedido fue la de 20 días de salario por año, y sin embargo la cláusula litigiosa garantizaba al trabajador que en el supuesto de que durante los doce meses siguientes a su firma se extinguiese el contrato de trabajo a instancias del empleador por cualquier causa, salvo despido disciplinario procedente, se le abonaría en todo caso una indemnización neta por despido equivalente a 45 días de salario por año de servicio.

 La sentencia de instancia declaró la inadecuación del procedimiento ordinario seguido para la reclamación de la diferencia de indemnización, siendo este pronunciamiento revocado por el TSJ que estimó que el procedimiento ordinario seguido fue el adecuado porque no se discutía ni el salario, ni la antigüedad ni la procedencia del despido, sino únicamente la cuantía de la indemnización.

 Ahora, la cuestión sometida a casación unificadora es determinar cuál es el cauce procedimental adecuado para resolver la controversia.

 El proceso ordinario es adecuado cuando la pretensión dirigida al cobro de la indemnización se limita exclusivamente a la reclamación de una cantidad no discutida o que deriva de unos parámetros de cálculo sobre los que no existe discrepancia, mientras que cuando se debate sobre la propia existencia de la indemnización por cuestionarse la validez de cláusulas contractuales determinantes para la configuración de la indemnización, el único procedimiento posible es el de despido.

 En el caso, y en la medida en que la controversia afecta directamente a la propia decisión extintiva, que depende de la interpretación de una cláusula contractual -condición más beneficiosa- cuya valoración sobre su validez y vigencia no pueden realizarse al margen del acto extintivo en el que se apoya, se está ante una vinculación que obliga a resolver el litigio a través del proceso de despido.

 Por ello, el Supremo estima el recurso de casación para la unificación de doctrina y declara que el procedimiento de despido es el adecuado para resolver sobre la validez y vigencia de una cláusula de garantía a los efectos de determinar la procedencia de la indemnización adicional reclamada por el trabajador.

 

Sin comentarios | Leído 61 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Enviar Comentario

*