Las empresas no deben compensar a los trabajadores los festivos que caen en sábado, salvo convenio colectivo o acuerdo en contrario.

El conflicto afectaba a los trabajadores de Canal de Isabel II, S.A., con jornada continuada de mañana y jornada partida, que prestaban servicios de lunes a viernes, para los que los sábados y domingos eran días de descanso todo el año. Esta es una cuestión muy relevante a considerar para su aplicación a casos análogos.

La cuestión planteada era la siguiente: como en 2015 en determinadas localidades hubo dos sábados coincidentes con días festivos por calendario, UGT planteó conflicto colectivo contra la entidad, para que fueran computados y compensados como exceso de jornada o retribuidos como horas extras o, en su caso, con descanso equivalente.

El conflicto afectaba únicamente a los trabajadores con jornada continuada de mañana y jornada partida, que prestaban servicios de lunes a viernes (trabajadores de no-turnos), para los que los sábados -y por supuesto los domingos- eran días de descanso todo el año.

Dichos trabajadores habían firmado un acuerdo por el que se establecía una jornada de 35 horas semanales, posteriormente ampliada a 37,30 horas semanales.

En 2015, como hemos dicho, dos sábados coincidieron con días festivos, que no se disfrutaron en otras fechas, lo cual fue objeto de la reclamación que comentamos.

 

El Tribunal dictaminó a favor de la empresa y consideró que no debía compensar a los trabajadores por los festivos que caen en sábado por varios motivos: tampoco recuperan días laborales cuando concurre un festivo de lunes a viernes; no han superado y ni siquiera alcanzado el cómputo semanal de horas de trabajo previsto; el artículo 37 del Estatuto únicamente circunscribe la obligación de traslado a las fiestas que coinciden en domingo; y el acuerdo firmado entre ambos sólo prevé la posibilidad de disfrute en un día diferente al sábado o domingo cuando el festivo sea el día 24 o 31 de diciembre.

Sobre todo, la sentencia que venimos comentando acoge un motivo establecido por el Tribunal Supremo en su sentencia de 14 de septiembre de 2014, y es que los sábados no son días festivos, sino laborables, aunque pueda ser inhábil, pues los festivos son catorce al año, no conculcándose el respeto al disfrute de los mismos por la circunstancia de que un festivo caiga en sábado. Y solo en caso de superación del límite de jornada exigible procedería la compensación.

La ley no garantiza 14 días de descanso en concepto de fiestas anuales, sino que en las fechas señaladas no hay obligación de trabajar.

 

Sin comentarios | Leído 1323 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *