LA REFORMA Y TRAMITACIÓN DE LOS EXPEDIENTES DE REGULACIÓN DE EMPLEO (2ª parte)

 

II.- EN QUE SUPUESTOS DEBE TRAMITARSE UN ERE PARA EXTINGUIR CONTRATOS DE TRABAJO.-

 

1.- Planteamos esta temática porque los despidos laborales por causas económicas, productivas, organizativas o técnicas pueden realizarse bajo una doble fórmula, como ya hemos venido diciendo:

–            A través de despidos objetivos por amortización de puestos de trabajo (que pueden ser individuales o plurales según afecte a uno o más puestos).

–            Mediante la tramitación de un expediente de regulación de empleo (despidos colectivos).

2.- Deberán tramitarse a través de un ERE cuando los despidos, en un período de referencia de 90 días, afecten, al menos, a:

–            10 trabajadores en empresas de menos de 100 trabajadores.

–            El 10% del total de trabajadores en empresas que ocupen entre 100 y 300 trabajadores.

–            30 trabajadores en empresas que ocupen a más de 300.

3.- Se traslada al Reglamento la norma contenida en el artículo 51,1 del ET: para la determinación de ese número o porcentaje se tendrán en cuenta, computando a tales efectos, las extinciones producidas en esos 90 días por decisión de la empresa por motivos no inherentes -voluntad o culpa- al trabajador, exceptuando la terminación de contratos temporales y siempre que el número de esas extinciones sean 5 ó más en el indicado período.

 

4.- El nuevo Reglamento aclara una cuestión que ya la jurisprudencia había resuelto: para la determinación de la plantilla de la empresa, a los efectos descritos en el apartado 2 anterior, se computarán e incluirán todos los trabajadores que presten sus servicios a la empresa el día en que el ERE se inicie, cualquiera que sea el centro de trabajo al que estén adscritos y la modalidad de su contrato.

5.- En empresas pequeñas -hasta 5 trabajadores- los despidos que se produzcan por el cese total de la actividad no se tramitarán a través de un ERE sino mediante despidos objetivos.

6.- El nuevo Reglamento transcribe íntegramente el contenido del art. 51,1 del ET en lo que se refiere a qué debe entenderse como causas económicas, productivas, técnicas y/u organizativas cuya concurrencia constituye el fundamento del ERE: “se entiende que concurren causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos, que puedan afectar a su viabilidad o a su capacidad de mantener el volumen de empleo. Se entiende que concurren causas técnicas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción; causas organizativas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal y causas productivas cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretenda colocar en el mercado”.

III.- INICIACION DEL PROCEDIMIENTO DEL ERE.-

 

1.- Se inicia, mediante solicitud dirigida por la empresa a la autoridad laboral que corresponda cumplimentado los impresos correspondientes y acompañando la documentación que después reseñaremos.

2.-  Simultáneamente se comunica esta circunstancia a la representación legal de los trabajadores, con entrega de la misma documentación e impresos presentados ante la autoridad laboral, indicando cuándo se inicia, concretamente, el periodo de consultas y negociaciones.

3.- Si la solicitud y la documentación adjunta no reuniese los requisitos exigibles, la autoridad laboral remitirá escrito a la empresa para que subsane los defectos en el plazo de 10 días. Si no se hace así, se archivará el expediente. Una vez subsanados los defectos es cuando se inician los plazos legales del procedimiento y tramitación del ERE.

IV.-REPRESENTANTES DE LA EMPRESA Y DE LOS TRABAJADORES EN LA TRAMITACION DE LOS ERE.-

            Están legitimados para intervenir en la tramitación de los ERE:

 1.- La representación de la empresa, por una parte, y la de los trabajadores de la misma, por otra.

            Si la empresa tiene varios centros de trabajo, la representación de los trabajadores la ostentará el Comité Intercentros. Si no existe éste, el órgano similar que se establezca a tales efectos o la representación legal de todos los centros afectados por el ERE.

 2.- Si no existe representación legal de los trabajadores, estos pueden optar:

a)   Por nombrar una comisión de, como máximo, tres miembros elegidos democráticamente. Si el ERE afecta a varios centros, los representantes legales de uno de ellos pueden representar, por designación, a los trabajadores de los centros que carezcan de ella.

b)  Por elegir una comisión de igual número de componentes designados por los sindicatos más representativos del sector al que pertenece la empresa. En estos casos, la empresa puede designar, correlativamente, para que la represente a las organizaciones empresariales en que estuviera integrada.

Sin comentarios | Leído 854 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*