LA REFORMA DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA: PRINCIPALES MODIFICACIONES Y NOVEDADES INTRODUCIDAS POR EL REAL DECRETO-LEY 7/2011, DE 10 DE JUNIO. ( y 3ª parte)

4.- Prioridad de los convenios de empresa:

4.1.- La nueva normativa -y esto sí es una novedad importante- establece que  el contenido de un convenio de  empresa  tiene  prioridad  sobre  el  de   los convenios de ámbito superior –provincial, de Comunidad Autónoma o nacional – en materias relevantísimas: cuantía del salario base y de los complementos salariales; abono o compensación de las horas extras; retribución específica de los trabajadores “a turnos”; horario y distribución del tiempo de trabajo; vacaciones; la adaptación al ámbito empresarial del sistema de clasificación profesional de los trabajadores; la adaptación de los aspectos de las modalidades de contratación o las medidas para favorecer la conciliación entre la vida laboral, familiar y personal. 

4.2.- Debe tenerse muy en cuenta, sin embargo, que el RDL se refiere expresamente a convenios colectivos de empresa. Por consiguiente, los simples pactos o acuerdos internos entre la  representación de la dirección y la de los trabajadores no tienen esos efectos.

Y no podemos olvidar, al respecto, que la mayor parte del tejido empresarial de nuestro país está formado por medianas y, sobre todo, pequeñas empresas cuyas dimensiones y características no son las más adecuadas, desde luego y por supuesto, para negociar un convenio colectivo con todos sus trámites y formalidades.

4.3.- Y salvado este escollo -que es mucho suponer- han de tenerse en cuenta, por otra parte, las dificultades de todo tipo para  que  a  nivel  de  empresa se acepten condiciones de trabajo -salariales y no salariales- inferiores a las contenidas en el convenio de ámbito superior del ramo.

4.4.- Ha de tenerse en cuenta también, finalmente que la aplicación prioritaria de estos convenios de empresa lo será siempre que un convenio colectivo de ámbito nacional o de Comunidad Autónoma no establezca reglas o normas distintas sobre la materia. Circunstancia más que posible dada la postura sindical sobre esta cuestión.

5.- Otros contenidos de los convenios:

5.1.- Se establece, de forma un tanto grandilocuente, que en los convenios deben incluirse “medidas para contribuir a la flexibilidad interna de la empresa que favorezcan su posición competitiva en el mercado o una mejor respuesta a las exigencias de la demanda y la estabilidad de empleo en aquélla”. Entre estas medidas se especifican, muy genéricamente, las siguientes:

– La posibilidad de que un determinado porcentaje de la jornada de trabajo pueda distribuirse de manera irregular durante el año, señalándose que, salvo pacto en contrario, este porcentaje será del 5% de aquélla. Porcentaje, desde luego, excesivamente limitado e insuficiente, desde cualquier prisma o punto de vista, y superado ya, además, por muchos convenios -¿dónde está la novedad?-.

– Los procedimientos y los periodos temporales para la movilidad funcional en la empresa.

5.2.- Se vuelve a potenciar claramente la gestión y actuación -la presencia, en definitiva- de los sindicatos en el seno de las empresas a través de sus secciones sindicales, reduciendo así las competencias y la actividad de los comités de empresa y de los delegados de personal. En sentido contrario a lo que pretendía y se especificaba en la reforma laboral del pasado año 2010.

5.3.- Por lo que se refiere al “descuelgue” salarial en cuanto a las retribuciones fijadas en los convenios, no sólo no se facilitan ni simplifican los trámites para ello -siempre contando con que concurran las circunstancias y requisitos exigibles- sino que con la intervención obligatoria, ahora en todo caso, de la comisión paritaria del respectivo convenio se complican y retrasan aun más los trámites en esta materia.

6.- Modificación de las condiciones sustanciales de trabajo:

Como quiera que uno de los contenidos de la nueva normativa se refiere a la “flexibilidad interna negociada” de las condiciones laborales en el seno de las empresas -aunque con el escasísimo alcance que antes hemos expuesto- el Real Decreto-Ley ha variado el contenido del artículo 41 del ET, precepto éste que establece los trámites a seguir en tales modificaciones y que ya había sido corregido en la “reforma” laboral del año 2010. Pero tampoco para simplificar los trámites sino para entorpecerlos más al hacer intervenir, a criterio de  cualquiera de las representaciones -empresarial o de los trabajadores-, a la comisión  paritaria del respectivo  convenio cuando  la modificación se refiera a condiciones de trabajo establecidas en el mismo.

Tal y como adelantábamos al inicio, las desarrolladas son las principales cuestiones a considerar del RDL comentado. Hemos querido ser sumamente claros. Esperamos haberlo conseguido en éste siempre farragoso tema de la negociación colectiva.

Sin comentarios | Leído 691 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *