La Audiencia Nacional obliga a las empresas a establecer “fichajes” o sistemas de registros de la jornada de trabajo para saber si se realizan o no horas extras.

En escasos dos meses, 4 de diciembre 2015 y 19 de febrero 2016, la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ha dictado dos sentencias en las que se determina la necesidad de que las empresas establezcan un sistema de registro de la jornada diaria de la plantilla para poder comprobar el adecuado cumplimiento de los horarios pactados y para que sea posible saber si se realizan o no horas extra. No nos estamos refiriendo a la obligatoriedad ya prevista en art. 12.4 c) del Estatuto de los Trabajadores – ET- para los contratos a tiempo parcial. Las sentencias de referencia se refieren a las contrataciones a jornada completa.

 Según el artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores, “a efectos del cómputo de horas extraordinarias, la jornada de cada trabajador se registrará día a día y se totalizará en el período fijado para el abono de las retribuciones, entregando copia del resumen al trabajador en el recibo correspondiente”. Lo que se discute ante la Audiencia Nacional es si sólo hay que fichar cuando en la empresa se hacen horas extra o si, por el contrario, es pertinente en todos los casos. La conclusión de ambas sentencias es que debería hacerse en todos los casos porque, en caso contrario, resulta imposible saber si se han hecho o no horas extra, que es precisamente lo que planteaba dudas a los representantes de los trabajadores. Es decir, se presume, de forma muy discutible al entender de quien suscribe, que en todas las empresas se realizan horas extras y como consecuencia de esa presunción procede el establecimiento de sistemas de registro que estrictamente la Ley no prevé.

 En la primera de las sentencias comentadas, de 4.12.15, la Audiencia da la razón a los sindicatos demandantes y considera que el registro de jornada diaria y la consiguiente entrega de los resúmenes de jornada de cada empleado son necesarios a los efectos de controlar los excesos de jornada. La sentencia, introduce, además, cierta crítica a la situación de una entidad como Bankia por no contar ya con un sistema de control: “El registro diario de jornada, que podrá instrumentarse de múltiples maneras, constituye una herramienta de modernización de las relaciones laborales, que se generalizó en las grandes empresas en el siglo XX, siendo sorprendente que una entidad de la relevancia de Bankia no lo haya instrumentado a estas alturas del siglo XXI”.

 La Audiencia entiende que “el registro diario de jornada, que no de horas extraordinarias, es el requisito constitutivo para controlar los excesos de jornada y su negación coloca a los trabajadores en situación de indefensión, que no puede atemperarse porque las horas extraordinarias sean voluntarias, puesto que el único medio de acreditarlas es precisamente el control diario de la jornada, cuya actualización ya no dejará dudas sobre si se hacen o no horas extraordinarias y si su realización es voluntaria”.

 En la segunda de las sentencias, de fecha 19.02.16, relativa a la entidad Abanca Corporación Bancaria, el caso es prácticamente gemelo. Se solicita que se dicte sentencia por la que se establezca un sistema de registro de jornada efectiva que realiza la plantilla, de acuerdo con lo previsto en el artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores, con el fin de comprobar el adecuado cumplimiento de los horarios pactados, registrando la jornada diaria efectiva, las horas extraordinarias que se puedan realizar, así como que se proceda a dar traslado a la representación legal de los trabajadores de la información sobre las horas extraordinarias realizadas.

 La sentencia hace alusión a la anterior de la misma Sala, referente al caso de Bankia, para llegar a idéntica conclusión. Explica la Audiencia que “el presupuesto, para que la empresa esté obligada a cumplir esta obligación informativa, es que esté obligada, a su vez, a efectuar el registro diario de la jornada para cumplimentar la entrega de los resúmenes reiterados a cada trabajador”, ya que, “si no fuera así, sería evidente la falta de acción, puesto que si no hay registro de jornada, ni se entregan resúmenes diarios sobre la misma, no habría nada que informar a los representantes de los trabajadores”.

 

Sin comentarios | Leído 2342 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *