Indemnización a abonar a la finalización de los contratos de trabajo temporales (STJUE 14 sept. 2016, C-596/2014)

Se trata de una sentencia relevante, con posible -o segura- repercusión en la normativa y jurisprudencia laboral españolas a la que, sin embargo, se le ha dado una trascendencia, quizás, excesiva. Es por ello que resulta necesario explicarla en sus términos justos y reales. Porque resulta muy fácil comentarla, en general y teóricamente, como se ha hecho, cuando no se tienen las responsabilidades de asesorar y aconsejar qué hacer. Este es el objeto concreto y específico -y también obligado- de estas notas.

I.- CONTENIDO Y ALCANCE DE ESTE COMENTARIO

1.- Desde que se divulgó -el 19.09.2016- el contenido de dicha sentencia todos los medios -periódicos; radios; televisiones; etc….- se hicieron eco de la misma convirtiéndose, prácticamente, en noticia “viral”. Los profesionales de tales medios, no especialistas en la materia, se lanzaron imprudentemente “al ruedo” haciendo comentarios inexactos e incluso algunos muy erróneos. Por su parte, los organismos públicos, privados, agentes sociales y partidos políticos, a través de sus portavoces, sólo tuvieron en cuenta, como es habitual, sus propios intereses y criterios dando una información, en algunos casos, muy parcial y sesgada. Y es que para comentar debidamente una resolución como ésta -y de tan alto Tribunal, además- no sólo es necesario leerla -a fondo- varias veces sino, sobre todo, saber interpretarla de forma objetiva y clara.

2.- Evidentemente, se trata de una sentencia relevante, con posible -o segura- repercusión en la normativa y jurisprudencia laboral españolas a la que, sin embargo, se le ha dado una trascendencia, quizás, excesiva. Es por ello que resulta necesario explicarla en sus términos justos y reales. Porque resulta muy fácil comentarla, en general y teóricamente, como se ha hecho, cuando no se tienen las responsabilidades de asesorar y aconsejar qué hacer. Este es el objeto concreto y específico -y también obligado- de estas notas.

II.- SUPUESTO AL QUE SE REFIERE LA SENTENCIA DEL TJUE

Cuestión ésta, de inicio, de imprescindible conocimiento. Al respecto:

1.- Una empleada -laboral, no funcionaria- del Ministerio de Defensa suscribió con éste una serie de contratos interinos, el último fue de muchos años, sustituyendo a otra trabajadora en excedencia. La suma de todos ellos excedió los 10 años. Cuando la sustituida finalmente se reincorporó correlativamente se rescindió el contrato de la interina sin abonarle indemnización alguna al no tenerla reconocida la normativa reguladora de estos contratos.

La interesada presentó demanda ante el Juzgado de lo Social que la desestimó, recurriendo la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid. Este, sin embargo, antes de dictar sentencia, elevó el procedimiento al TJUE para que el mismo aclarase y determinase si es discriminatorio, respecto a los contratos indefinidos, el hecho de que la normativa reguladora de las relaciones temporales no reconozca el derecho, a su finalización, a indemnización alguna -como sucede en el caso de los interinos- o a una indemnización -12 días por año de servicio- inferior a la reconocida en los contratos indefinidos en determinadas situaciones -20 días de salario por año de servicio con un tope de 12 mensualidades-. Las dudas del TSJ provenían del contenido de la Directiva Europea 1999/71/CE, de 28.06.1999, y más concretamente de su anexo en el que se recogía el denominado “Acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada”, suscrito por los agentes sociales europeos, el cual venía a determinar, con carácter general, que las condiciones laborales de los trabajadores temporales deben ser iguales que las de los indefinidos.

2.- La respuesta del TJUE en la sentencia que comentamos ha sido afirmativa en el sentido de entender que la normativa española es discriminatoria en este punto al obviar -una vez más- el contenido de una Directiva.

3.- Ya con esta sentencia el TSJ de Madrid dictará la suya resolviendo así el procedimiento que tiene pendiente.

III.- ALCANCE EFECTIVO DE LA SENTENCIA DEL TJUE

1.- Hay que decir, de entrada, que el criterio interpretativo contenido en una sentencia del TJUE es de aplicación, de forma directa y automática, a los distintos países de la UE, aunque sea contraria al texto de una normativa nacional o interna, si entiende que infringe una disposición -Directiva en este caso- europea. De ahí su trascendencia.

2.- A pesar de que entendemos que esa sentencia debería haber profundizado más en algunos aspectos y materias, lo que no ofrece dudas es que el primer efecto lo será en la sentencia que el TSJ de Madrid tiene pendiente de dictar. El sentido de la misma ya sabemos, por supuesto, cuál va a ser: reconocer el derecho a la trabajadora interina que demandó su derecho a percibir una indemnización por la rescisión -después comentaremos su cuantía- aunque no esté reconocida en la normativa laboral española.

3.- Y ello por cuanto el TJUE determina, en base a la repetida Directiva 1999/70/CE, que no pueden establecerse diferencias entre las “condiciones de trabajo” de los contratos de trabajo temporales y las de los indefinidos, salvo que exista una “razón objetiva” que justifique la diferenciación. Al respecto, el TJUE entiende que el derecho a percibir una indemnización al finalizar el contrato es una de esas “condiciones de trabajo” y que la sola circunstancia de la temporalidad del contrato no constituye una “razón objetiva” que pueda justificar que los trabajadores temporales no la perciban.

4.- En cuanto a la cuantía de esa indemnización, el TJUE no la fija pues corresponde hacerlo al TSJ de Madrid. Obviamente no puede ser la correspondiente a los despidos improcedentes pues no estamos ante uno de éstos sino ante la finalización de un contrato de trabajo temporal. La indemnización que corresponde a un trabajador fijo cuando se le rescinde legalmente su contrato por motivos no disciplinarios es la establecida para los despidos objetivos: 20 días de salario por año de servicio o fracción con un tope de 12 meses. Al respecto, cuando el TSJ de Madrid elevó el procedimiento al TJUE al plantear a éste la cuestión ya aludía expresamente, por similitud, a esa concreta indemnización como posiblemente aplicable.

IV.- CONSIDERACIÓN DE LA APLICACIÓN DE LA SENTENCIA DEL TJUE A OTROS CONTRATOS TEMPORALES

1.- El fallo del TJUE resuelve el supuesto concreto planteado -el de un contrato interino que al finalizar no se abona indemnización al trabajador-. Sin embargo, va más allá: en sus fundamentos y consideraciones no sólo entiende que están discriminados en esta materia los trabajadores titulares de un contrato interino sino también los eventuales y aquéllos que tienen suscrito una relación por obra y servicio determinado cuya indemnización por extinción de la relación temporal, en ambos supuestos, está fijada en 12 días de salario por año de servicio. En este caso la discriminación se refiere al número de días: 12 en lugar de 20.

2.- Esta consideración no supone que el TJUE se haya excedido en la sentencia al tratar cuestiones que no se le han planteado pues ésta, con referencia específica a uno y otro contrato, ya constaba también en la consulta judicial elevada por el TSJ de Madrid.

V.- POSTURA DE LAS EMPRESAS ANTE POSIBLES RECLAMACIONES EN ESTA MATERIA: RECOMENDACIONES INICIALES

1.- La situación actual es, pues, la expuesta. Al respecto, si trabajadores interinos, eventuales o por obra o servicio reclaman esa indemnización de 20 días de salario por año -incluso los que rescindieron su contrato dentro de los 12 meses precedentes, plazo de prescripción para las reclamaciones de cantidad- ¿deben las empresas abonarla?

2.- Entendemos que no, al menos de momento. Y no, por supuesto, con objeto de no liquidar algo debido sino para hacerlo cuando esta temática se haya aclarado definitivamente e, incluso, como es previsible, esté regulada ya en una norma específica.

3.- Porque la sentencia del TJUE, como hemos dicho, resuelve la temática referida a los contratos interinos -y además, a uno con características muy especiales- pero sólo indirectamente a los eventuales y a los de obra y servicio. Conviene, al respecto, esperar al pronunciamiento de nuestros Tribunales de Trabajo españoles, en especial del Tribunal Supremo o, como se ha dicho antes, a que se dicten aquellas normas.

4.- Además, por otra parte, la sentencia del TJUE provoca importantes dudas en cuanto puede ser aplicable a otros supuestos similares. Concretamente, a los demás contratos temporales que no tienen establecida, a su finalización, indemnización alguna: los contratos de trabajo en prácticas; los de formación y aprendizaje; el contrato de relevo o los contratos temporales para el fomento del empleo de personas con discapacidad -estos dos últimos con una indemnización de 12 días de salario por año de servicio- ¿Concurren en estos contratos “razones objetivas” que justifiquen el no abono de esa indemnización de 20 días de salario por año?

VI.- NOTA FINAL – IMPORTANTE – ACLARATORIA

Es relevante destacar, ya para finalizar, que las alusiones que hemos hecho a los contratos temporales (interinos; por obra y servicio; eventuales; etc….), a los efectos expuestos en los apartados anteriores, lo han sido, naturalmente, entendiendo que se trata de contratos legalmente válidos por concurrir en ellos los requisitos exigidos para su temporalidad. Si, por el contrario, no se dan tales condicionamientos -serían, entonces, fraudulentos- a la finalización de los mismos los trabajadores podrían reclamar una indemnización pero en estos casos la establecida para los despidos improcedentes. A estos supuestos, claro está, no se les aplica cuanto hemos indicado aquí.

 

Sin comentarios | Leído 355 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *