Huelga general: ¿una vez más?

Para el próximo día 14 de noviembre los sindicatos más representativos de nuestro país  – CCOO y UGT – han convocado una nueva jornada de huelga general a la que “todos” estamos convocados.   Al parecer esta vez esta huelga tendrá un marchamo internacional, pues paralelamente y para el mismo día se están convocando otras huelgas similares en otros tantos países de nuestro entorno europeo.

Dios me libre de criticar a nadie que ejerce un derecho constitucional. Al igual que nadie puede criticar ni impedir que otros no quieran secundar esa opción y por lo tanto ejerciten, igualmente, otro derecho, tan denostado en nuestro país últimamente, como es el de trabajar.

A partir de ahí qué quieren que les diga, con un 27% de desempleo y subiendo, el problema ya no es que se convoquen una, dos o tres huelgas generales, el problema real es que nadie, y cuando digo nadie es nadie, sabe hacia dónde vamos realmente y cuál es el final de esta deriva total y absoluta que se inició, o “que nos iniciaron”, sobre septiembre de 2007, aunque el problema, que no veíamos, ya venía de mucho atrás – de aquéllas épocas en que todos nos creíamos millonarios y los Porsche y otros cochazos corrían por doquier en las ciudades de nuestro país –.  Nunca se pensó que esto iba a ser tan largo y tan duro y que caerían tantos por el camino. Era ciencia ficción diez años atrás.

Desde la trinchera cada uno hace lo que puede. ¿Y qué van a hacer los sindicatos? Pues utilizar las pocas armas que la reforma laboral les ha dejado para “hacerse ver en las calles”, por cuanto los movimientos anti-sistema que rodean recurrentemente el Congreso de los Diputados y otros lugares “simbólicos” de nuestras ciudades y pueblos les están literalmente pasando por la izquierda.

Estamos ante un momento de cambio social absoluto en nuestro país. Lo que conocíamos ya ha cambiado. Voy más allá: de cambio estructural de todos nuestros estamentos. O lo hacemos todos o nos hundimos todos. Y cada uno lo debe hacer desde sus convicciones, desde su responsabilidad y dentro de un marco jurídico y legal. Y todos somos tú que lees esto, yo que lo escribo, el presidente de tu comunidad de vecinos, el Presidente del Gobierno y el más alto de los españoles.

Todos sabemos que la huelga no va a arreglar nada. Son otros y no están entre nosotros ni viven en nuestro país – en todo caso vienen de paso o a veranear – los que decidirán cuándo nos quitan la soga del cuello. Disculpenla expresión. Peroes como estamos todos: unos más – los que más – y otros menos – los que menos-.

Si os fijáis estamos sumidos todos en una auténtica depresión colectiva. El propio tono de este artículo rezuma pesimismo por todos lados. Cualquier conversación de bar siempre acaba con el recurrente “jolines, como está todo”, etc …

Pues precisamente eso es lo que hay que vencer. De todo se sale y nosotros saldremos. Con huelgas o sin huelgas, con gente que únicamente busca su propio interés y con aquéllos que cada día se levantan a trabajar a las siete de la mañana para volver molidos a casa. Somos muchos más los que sumamos desde las fábricas, desde los sindicatos, desde las direcciones de las empresa, etc …  que los que tratan de restar continuamente.

Somos muchos los que aún creemos que todos los esfuerzos van a valer la pena. Porque los van a valer, ¿no?

¡¡Ánimo a todos!!

6 Comentarios | Leído 266 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

6 opiniones en “Huelga general: ¿una vez más?”

  1. José Antonio dice:

    Tienes toda la razón. Creo que el estado anímico es un elemento fundamental de la economía y hablar constantemente y de forma machacona de la crisis, no conduce a nada (se llegan a escuchar auténticos absurdos). Felicidades y ojalá la gente vaya girando hacia el optimismo pues esa es la auténtica vía para mejorar la situación económica.

  2. Eduardo Ortega dice:

    Gracias, Jose Antonio.

    Un abrazo.

  3. Paco dice:

    Aunque parte del articulo rezuma pesimismo como tú mismo dices, la única postura que nos queda, es, o adoptamos una aptitud positiva y luchamos contra el pesimismo, o cerramos el pais, y nos vamos todos para Alemania.

    1. Eduardo Ortega dice:

      No se puede decir más claro, Paco.

      Efectivamente he empezado muy pesimista pero al final, como has comprobado, me he animado. No nos queda otra!!!!

      Un abrazo.

  4. Tienes toda la razón, por muchas huelgas hegerales que hagamos, si no se cambia la visión tan pesimista que tenemos internamente en el país nunca saldremos de esta.
    Admiro y apoyo la gente que escribe y lucha por mantener un espíritu activo y positivo, entre los que se encuentran la mayoria de empresarios de nuestro país. Sin ellos no saldremos, esto está claro. änimos y adelante, que vienen más curvas 🙂

    1. Eduardo Ortega dice:

      Muchas gracias por tus palabras y por tu participación, Josep Antón.

      Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *