Expedientes de regulación de empleo imaginativos.

Nissan, Seat, Lladró, Sharp, Yamaha,  Air Nostrum, Dogi, Caramelo, Torraspapel, Renault España, … ¿Qué tienen en común estas empresas aparte de que algunas de ellas operan en el mismo sector? Muy sencillo: son algunas de las muchas que han presentado durante los últimos ejercicios un expediente de regulación  de empleo, bien de carácter extintivo o suspensión.

El verdadero alud de expedientes al que estamos asistiendo es para echarse a temblar. Si bien durante el ejercicio 2009, en mayor medida, y principios del 2010 asistíamos a un torrente de expedientes de grandes empresas, tanto por número de trabajadores afectados como por repercusión mediática de las mismas, durante el segundo semestre del 2010 y inicios del 2011 quien están presentando sus ERE, normalmente extintivos, son las pequeñas y medianas empresas, base de nuestro tejido empresarial, las cuales han aguantado “carros y carretas” antes de tomar medidas traumáticas rescisorias pero que, lamentablemente, se han visto abocadas a llevarlo a cabo ante las negativas expectativas de las ventas, los problemas de financiación , etc… De enero a junio de 2009 un total de 325.456 trabajadores se vieron afectados por expedientes autorizados. Lo peor de todo ello es que no se atisba signo alguno de que esta situación cambie o, tan siquiera, amaine. Los últimos datos del paro no invitan al optimismo confirmando la tasa del 20 por 100 y los 5 millones de parados.

Todos los indicadores de los más diversos organismos – FUNCAS, AGETT, OCDE, … – auguran      que el goteo de medidas extintivas continuará.

En los procesos de negociación que estamos viviendo es de destacar las grandes dosis de imaginación que tanto los representantes de las empresas como de los trabajadores están empleando al objeto de minorar los efectos más traumáticos de las medidas propuestas. Desde la experiencia que estamos viviendo queremos destacar algunos de los casos en los que hemos participado y que son un ejemplo claro de lo apuntado. Desde la reducción de personal afectado a cambio de congelaciones salariales durante una serie de ejercicios para el personal no afectado, pasando por la conversión de todos los contratos indefinidos de una empresa en relaciones fijas discontinuas, a los efectos de trabajar solamente seis meses al año durante un período de tres años a cambio de no extinguir contratos, son muchas las ideas que se están desarrollando en las meses de negociación.

En determinados casos nos hemos encontrado con auténticos acuerdos complejísimos que abordan mucho más que una mera regulación. En algunas empresas, negociando inicialmente un expediente extintivo, se ha pactado, a los efectos de asegurar que la matriz adjudique a la filial española determinados pedidos, bajas incentivadas para un porcentaje de la plantilla, un expediente de suspensión de contratos para el resto de trabajadores no afectados durante un  período determinado e, incluso, la renegociación integral del convenio de empresa a los efectos de estableces mayor flexibilidad en la jornada laboral modificando así turnos y horarios. En esta línea los últimos acuerdos alcanzados en la planta de NISSAN en la Zona Franca de Barcelona son un claro ejemplo de lo que apuntados: contención y congelación salarial durante una serie de ejercicios y flexibilidad en materia de jornada y calendarios laborales a cambio de la adjudicación a nivel mundial de la fabricación de un modelo específico de automóvil que permitirá dar vida a la planta durante un periodo mínimo de diez años.

En determinadas negociaciones se han alcanzado acuerdos, en previsión de acontecimientos negativos futuros, en los cuales las partes establecían la posibilidad de amortizar puestos de trabajo, incluso acordando las indemnizaciones a abonar en aquél momento, para los casos en los que la producción descendiera en unos porcentajes preestablecidos.

Como se puede apreciar, nos encontramos viviendo un período muy convulso  por lo que respecta a las negociaciones en el seno de las empresas. Esperemos que los últimos acuerdos alcanzados entre gobierno, sindicatos y patronal en la modificación del sistema de pensiones sean el preámbulo de una ruptura de la dinámica negativa que veníamos asistiendo hasta el momento dando así confianza a los mercados, a los inversores y a las instituciones internacionales. Confianza es lo que necesitamos todos. Confianza y sentido común a la hora de tomar decisiones.

1 Comentario | Leído 357 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Un comentario en “Expedientes de regulación de empleo imaginativos.”

Deja un comentario

*