El Supremo reconoce legitimidad a los sindicatos más representativos para negociar planes de igualdad en empresas sin representantes legales de los trabajadores.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales interpone recurso contencioso-administrativo contra el Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre  por el que se regulan los planes de igualdad y su registro, en particular, contra su artículo 5.3  sobre el que en la demanda se sostiene que regula ex novo una representación para negociar los planes de igualdad al margen de la Ley, al instaurar la posibilidad de que en las empresas donde no existan las representaciones legales, se atribuya la representación de los trabajadores a los sindicatos más representativos y los sindicatos más representativos del sector al que pertenezca la empresa la negociación del plan.

El Supremo rechaza que el precepto invada la reserva material de ley y al contrario, entiende que la Ley Orgánica 3/2007  al señalar que las medidas dirigidas a evitar la discriminación laboral entre hombres y mujeres se deberán negociar, y en su caso acordar, con los representantes legales de los trabajadores en la forma que se determine en la legislación laboral, se está remitiendo al ET , y este reconoce legitimación negocial a las organizaciones sindicales más representativas, cuando no existen otros órganos de representación de los trabajadores.

La posibilidad de que se articule una representación alternativa a favor de los sindicatos más representativos cuando no existan representantes electos de los trabajadores también resulta conforme a la LOLS , que otorga capacidad representativa para la negociación colectiva a todos los niveles territoriales y funcionales en los términos previstos en el ET.

Muy relevante para el asunto es la STS 95/2021, de 26 de enero de 2021 (rec. 50/2020) que descarta que la negociación de los planes de igualdad pueda encomendarse en estos casos a una comisión ad hoc, porque el Plan de igualdad debe contar con el acuerdo de la empresa y los representantes legales de los trabajadores, pero no es posible el mismo por un acuerdo entre la empresa y una comisión de trabajadores creada ad hoc para su negociación.

Por ello, el art. 5 del RD 901/2020  al establecer la composición de la comisión negociadora de los planes de igualdad, traslada y adapta las previsiones del ET y no supone la creación reglamentaria ex novo y al margen de la ley, sino la especificación para la negociación de los planes de igualdad de lo que ya se establecía en normas con rango de ley.

Otro de los aspectos que aborda la Sala es el de las comisiones hibridas (mixta de representantes unitarios/sindicales/ad hoc), expresamente admitidas por el Tribunal Supremo y con alguna previsión legal al respecto.

Por otra parte, el art. 5.3 del Real Decreto 901/2020  no especifica qué ocurrirá en el caso de que ningún sindicato habilitado reglamentariamente responda a la convocatoria para negociar el plan de igualdad, pero esta omisión de previsión es solo eso, una crítica a la efectividad del precepto que no implica su nulidad.

En cuanto a la denunciada vulneración de del derecho de protección de datos señala el Supremo que el derecho a acceder a cuanta documentación e información resulte necesaria a los fines previstos para el diagnóstico de la situación y la elaboración del plan de igualdad, es una consecuencia directa de la previsión legal establecida en el art. 46.2 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres , que dispone que la dirección de la empresa facilitará todos los datos e información necesaria para elaborar el Plan.

Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso-administrativo, Sentencia 383/2022, 28 Mar. Rec. 359/2020.  

Sin comentarios | Leído 55 veces
Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *