Carta a los Reyes Magos (en septiembre.) | Eduardo Ortega Figueiral

Carta a los Reyes Magos (en septiembre.)

Hace escasas fechas se publicaba una separata especial en el diario económico EXPANSIÓN con motivo de las próximas elecciones generales a celebrar el próximo 20-N (aunque cada vez nos acordemos menos … ¿no podrían haber escogido otra fecha menos “significada”?) La misma llevaba un muy sugerente título: “50 MEDIDAS PARA LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA.” Así, de manera más o menos telegráfica se aportaban ideas en todos los ámbitos económicos y sociales,  desde medidas fiscales, pasando por actuaciones en las administraciones públicas, en los mercados financieros, en la sanidad, en la educación, en la justicia, etc. … con el claro objetivo de abrir un debate y tratar de que las mismas nos ayuden a salir de la crisis estructural en la que nos hayamos inmersos y, en muchos casos, hasta resignados. 

Permitirme que me centre en las medidas laborales que se apuntaban en dicho informe y que incluya algunas otras que entiendo también interesantes. Las más destacadas son las siguientes:

1º.- Creación de un contrato indefinido único con una indemnización reducida (20 días por año con un tope de 12 mensualidades): totalmente de acuerdo. ¿No queremos que se incremente la contratación indefinida? Pues aquí está la solución. En otros post y artículos ya lo he venido indicando. No puede ser este auténtico marasmo de contratos que tenemos que lo único que hacen es incrementar de forma fraudulenta el porcentaje de contratos temporales ante el temor de las empresas a tener que asumir costes elevados de tener que contratar a los nuevos empleados con relaciones indefinidas. Este sí que sería un verdadero contrato de fomento de la contratación indefinida. Obviamente a los trabajadores que ya tuvieran una relación indefinida se les respetarían todos los derechos pero a las nuevas contrataciones se aplicaría ya la nueva indemnización en caso de extinción.

2º.- Derogación de la práctica totalidad de contratos temporales: en línea con lo anterior. No podemos tener casi 30 modalidades de contrataos temporales algunos de nula aplicación. Exclusivamente deberían restar vigentes los contratos de interinidad y quizás algún contrato vinculado a la formación de nuevos titulados. El resto fuera.

3º.- Contrato de lanzamiento de nueva actividad: como excepción a lo apuntado anteriormente y con carácter transitorio durante estos años de grave crisis propongo reinstaurar esta figura que se derogó injustificadamente hace años. ¿Por qué se hizo? Sinceramente nunca lo he entendido. Si precisamente su utilidad es más que evidente ante la incerteza de los primeros años de un  negocio o una nueva actividad empresarial. Restauración ya. Duración máxima de dos años y con una indemnización a su finalización de entre 8 a 12 días de salario.

4º.- Reducción de las prestaciones por desempleo: no podemos continuar soportando esta sangría. La prestación es demasiado dilatada en el tiempo y en algunos casos su importe compensa la no aceptación de una oferte laboral. Por lo tanto la propuesta es rebajar el período de percepción como máximo a un año. Del mismo modo en el caso de que el perceptor de tal prestación desestime una oferta de empleo adecuada (misma o similar categoría profesional y a una distancia de su domicilio de unos 30 kilómetros aproximadamente) procedería automáticamente la supresión de la misma.

5º.- Absentismo y bajas médicas: debemos acabar con esta lacra. Reducción de los periodos de IT por enfermedad común y penalización a los profesionales médicos que expiden bajas que finalmente se demuestran injustificadas. Igualmente debe simplificarse el despido objetivo por faltas justificadas pero intermitentes pues con su actual desarrollo es absolutamente inaplicable. Las Mutas deben tener más protagonismo en esta lucha.

6º.- Primacía del convenio de empresa frente al sectorial: la modificación de la negociación colectiva que este año se ha aprobado tiene tantos matices y es tan farragosa que nos deja en una situación muy similar a la que ya teníamos. Por lo tanto continuamos sin resolver este problema endémico. Quien debe regular sus relaciones laborales son las empresas y los representantes de los trabajadores en la misma. Exclusivamente deberían restar acuerdos marco a nivel estatal que regularan cuestiones comunes como las categorías profesionales, régimen disciplinario, etc… Salario, jornada y las cuestiones más relevantes el día a día laboral deben solventarse en la empresa.   

7º.- Mayor flexibilidad a la hora de abordar modificaciones por razones organizativas o productivas: no puede ser que continúe siendo más fácil despedir a un trabajador que modificar dos horas el horario de trabajo de un colectivo. Eliminemos los farragosos procedimientos actualmente establecidos. Preaviso de 7 días laborales y justificación de la medida.

8º.- Jubilación y pensiones: nos hemos quedado a medias. Entiendo que políticamente es un tema muy sangrante y costoso (en términos de votos me refiero) pero se debería haber sido más ambicioso en las modificaciones aprobadas igualmente este año en esta materia pues es sabido que dentro de no muchos ejercicios deberemos volver a modificar esta cuestión. Se debería valorar toda la vida laboral del trabajador para el cálculo de su pensión de jubilación.

Corolario.-  Políticas claras, pocas y concretas: ¿a que me vengo a referir? El que capitanea la nave tiene que tener sus ideas muy claras. No hace falta legislar, legislar y legislar por imperativo legal (léase Bruselas, Sarkozy y Merkel) para quedarnos donde estábamos o incluso peor. Con eso sólo se genera inseguridad y confusión. Un ejemplo claro de ello es el último Real Decreto Ley del Gobierno que suspendía temporalmente los límites a la concatenación de contratos temporales cuando sólo un año antes en la reforma laboral de 2010 uno de sus capítulos estrella era la lucha contra la dualidad del mercado laboral español. ¿A que jugamos? ¿Hacia dónde vamos? Eso es precisamente el más claro ejemplo de lo que no se puede hacer. Como tenemos mucho paro, pues venga, que todo el mundo contrate temporalmente de forma fraudulenta (no hay eventualidad que dure doce meses) y dentro de un tiempo ya se verá lo que pasa. No hubiese sido más coherente la medida uno o la tres.

Desde este foro os propongo a todos que os suméis a “esta causa” que es la de todos. ¿Qué propuestas adicionales se os ocurren? ¿Qué medidas entendéis oportunas en estos momentos? Hay muchas más pero para no extenderme mucho quería dar una pincelada tomando como referencia aquéllas aparecidas en EXPANSIÓN. ¡¡¡Seguimos!!!

6 Comentarios | Leído 481 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

6 Respuestas a “Carta a los Reyes Magos (en septiembre.)”

  1. Antonio de Santiago Gomez de Cadiñanos dice:

    Completamente de acuero con estas medidas. Creo que los profesionales de la asesoria podriamos aportar muchas iniciativas para simplificar y dinamizar la actividad empresarial y que servirian para crear empleo.

    un saludo

    • Gracias, Antonio.

      Te animo, al igual que al resto de lectores/compañeros/bloggeros (este termino no me gusta mucho)/ etc…, a que aporteis lo que estimeis oportuno a esta “Carta …” Los que estamos en la barricada todo el día, ya sea asesorando a empresas o a trabajadores, somos los que conocemos perfectamente las necesidades de nuestros clientes y las mejoras que se deberían desarrollar en nuestra normativa.

      Un abrazo.

  2. Me parecen muy correctas todas las medidas y sobre todo el corolario ya que las cosas que son más sencillas son entendibles fácilmente por las personas y de más fácil ejecución . Creo que los políticos tendrían que hacer más caso a los profesionales y no tanto a los compañeros de partido que en muchos casos no tienen los conocimientos necesarios
    Saludos

    • Eduardo Ortega dice:

      Xavier,

      Que quieres que te diga!! Tienes mas razón que un santo!! Con lo fácil que seria poner un poco de sensatez y practicidad en aquello que se legisla!! No debería ser tan dificl, no?

      Un abrazo y gracias por tus comentarios.

  3. Ignacio dice:

    Buenos días,

    En primer lugar, felicitarles por este blog que sigo con interés.

    Estoy de acuerdo con casi todo lo dicho, aunque lógicamente está planteado desde una lógica más cercana al mundo empresarial que al del asalariado.

    Mi pequeña aportación va en la línea apuntada de mayor control de los periodos de IT. En este sentido, considero una práctica a derogar el complemento al 100% desde el primer día de baja que muchos convenios contemplan. Si esto no fuera así, seguro que muchas IT durarían menos.

    Un saludo,

    Ignacio

Enviar Comentario

*