AYUDAS A LA JUBILACION PARA TRABAJADORES AFECTADOS POR DESPIDOS MOTIVADOS POR REESTRUCTURACIONES EMPRESARIALES.

El BOE del 28.01.2014 publica el Real Decreto 3/2014, de 10 de enero, en vigor desde el día siguiente, que establece las normas para la concesión de ayudas especiales para la jubilación de trabajadores despedidos como consecuencias  de EREs o de despidos objetivos por amortización de puestos de trabajo. Su objetivo es cubrir económicamente, mediante una subvención, la situación de dichos trabajadores durante el período comprendido entre el momento en que finaliza la percepción de la prestación por desempleo y su jubilación cuando durante ese período intermedio no se tenga derecho al denominado subsidio de desempleo.

  Al respecto, valorando, en términos generales, el contenido de la nueva normativa, hemos de decir que su eficacia va  ser, desde luego, muy limitada. Al respecto, podemos calificar ese Decreto como otra disposición de “maquillaje” de prácticamente nulos efectos. Basta con decir que del costo de las ayudas a favor de esos trabajadores -la económica y la de cotización a la Seguridad Social durante dicho período- un 60% corre a cargo de las empresas. Y ello en un momento en que éstas también necesitan urgentes ayudas. Aparte de las complicaciones para materializar las solicitudes que se tramiten.

           

I.- TRABAJADORES BENEFICIARIOS.-

 

            Son los trabajadores despedidos como consecuencia de un ERE (art. 51 ET) o de despidos objetivos por amortización de puesto de trabajo (art. 52,c), ET) en quienes concurran estos requisitos:

 

            a) Tener cumplida una edad que sea inferior en 4 años, como máximo, a la ordinaria de jubilación.

 

            b) Que cuando se cumpla esa edad se tenga cubierto el período mínimo necesario para percibir la jubilación.

 

            c) Acreditar una antigüedad en la empresa de 2 años al menos.

 

            d) Haber agotado la prestación por desempleo y no tener derecho al subsidio de empleo que le sigue.

 

            e) Estar inscrito en la oficina correspondiente como demandante de empleo.

 

II.- CUANTIA DE LA SUBVENCION.-

 

            1.- Está formada por dos conceptos distintos:

 

  • Una ayuda económica mensual.

     

  • Una cuantía con destino a la cotización a la Seguridad Social por el trabajador despedido.

 

            2.-  Por lo que respecta a la ayuda económica mensual, ésta será la correspondiente al 75% del resultado de dividir por 7 la suma de las bases de cotización de los 6 meses inmediatamente anteriores al despido.

 

            En el caso de trabajadores con contrato a tiempo parcial o fijos discontinuos, se dividirá, a tales efectos, por 14 las bases de cotización de los 12 meses anteriores al despido.

 

            3.- Por lo que se refiere a la cotización a la Seguridad Social, ésta se ingresa directamente a la Tesorería General de la Seguridad Social.

 

III.- PROCEDIMIENTO PARA LA PETICION DE LA SUBVENCION.-

 

            Como se verá, la empresa, junto con la representación de los trabajadores             -comité de empresa o delegados de personal- es la que ha de solicitar la subvención, lo que conlleva pagar parte de la misma -un 60% de su coste (el 40% restante va a cargo del Estado)-. Ello no significa, por supuesto, que este trámite sea obligatorio pues depende de que así se acuerde o decida, claro está, la propia empresa.

 

            1.- Solicitud en caso de ERE:

 

            La solicitud -suponemos que en la documentación “oficial” correspondiente que se editará- ha de hacerse por la empresa y la representación de los trabajadores, conjuntamente -o por la empresa si no existe esa representación-, dentro de los 15 días siguientes a la comunicación a la autoridad laboral del acuerdo alcanzado en el período de consultas del ERE.

 

            2.- Solicitud en caso de despido objetivo:

 

            También por la empresa y representación social dentro de los 15 días de preaviso de ese despido o en los 15 días siguientes a éste si no se ha dado dicho preaviso.

 

            3.- Trámites comunes en ambos casos:

 

            a) Presentación de una memoria explicando las causas de la petición y relación de trabajadores beneficiarios con sus datos personales y profesionales y la previsión de su coste individualizado.

 

            b) Acreditación de que se han abonado a los trabajadores afectados las indemnizaciones por su despido, colectivo u objetivo.

 

            c) La presentación de la documentación se presentará, por vía ordinaria o electrónica en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social o en el organismo competente que se determine en cada Comunidad Autónoma según los trabajadores beneficiarios presten sus servicios en centro de trabajo sitos en distintas comunidades o en una sola.

 

            d) La resolución aprobando o denegando la petición ha de dictarse en el término de 2 meses. Transcurrido éste sin hacerlo, se entenderá denegada la solicitud. Las reclamaciones se tramitarán en los juzgados contencioso administrativos; no en los juzgados de lo social.

 

            4.- Trámites posteriores a la aprobación de la solicitud:

 

            Una vez aprobada la solicitud:

 

            a) Se presentará el compromiso de la empresa en cuanto a realizar su aportación:

 

            – Puede hacerlo en un solo pago o fraccionar éste en tantas anualidades como años vayan a estar los trabajadores percibiendo las ayudas.

 

            – Si opta por fraccionar el pago deberá aportar garantías suficientes.

 

            b) Se presentará también el resto de documentación exigida que se reseña en el Real Decreto que comentamos.

 

c) La resolución definitiva deberá dictarse en el término de 2 meses. En caso de silencio se entenderá denegada.

Sin comentarios | Leído 577 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *