A vueltas con las pensiones | Eduardo Ortega Figueiral

A vueltas con las pensiones

Siguiendo con el conjunto de modificaciones que se están llevando a cabo en el amplio ámbito laboral, hoy nos centraremos en un tema de rabiosa actualidad como es la reforma del sistema de pensiones públicas, debate éste que recorre la practica totalidad de los países de nuestro entorno ante la evidencia de la menor natalidad frente a una mayor esperanza de vida. Los últimos informes del INE relativos a la proyección de la población en España señalan que contaremos con 47 millones de habitantes en 2020. Prácticamente una población idéntica a la actual – 46,9 millones –. Ello significa un crecimiento poblacional de un 2,7% en la próxima década frente al 15% registrado entre el 2000 y el 2009.

Reflejo automático de todo lo apuntado es que, frente a los cuatro trabajadores por jubilado actuales pasaremos, escenario optimista, a un trabajador por jubilado a mitad de este siglo. Ello, ciertamente, es del todo inasumible. De ahí que sean necesarias reformas urgentes en este ámbito.

En base a todo ello, la Comisión del Pacto de Toledo está alcanzado principios de acuerdo, a falta de un redactado definitivo, que se espera esté preparado a lo largo del próximo mes de enero, a los efectos de modificar las condiciones de acceso y cálculo de las pensiones de jubilación. La citada Comisión parte de dos variables concretas a implementar gradualmente y en las que, con matices, parece que existe consenso entre los partidos mayoritarios. La primera de ellas pasaría  por elevar la edad de jubilación ordinaria de los actuales 65 a 67 años. Repetimos, todo ello de forma gradual. Adicionalmente se pretende penalizar las denominadas “jubilaciones anticipadas” o “prejubilaciones” fomentando, de este modo,  la jornada flexible durante los últimos años de vida laboral. Esta posibilidad sigue el modelo de reformas que se están llevando a cabo en Francia donde el Senado ha acordado retrasar la edad de jubilación de los 60 a los 62 años.

La segunda variable en juego es el gradual aumento del período de cotización sobre el que se calcularían las pensiones. Aunque la especificación aún no es del todo definitiva, parece que finalmente, de los actuales 15 se pasarían a considerar los últimos 20 años cotizados. La pretensión es que con esta medida se ahorre un punto porcentual del PIB Nacional. Traducido a dinero, ello equivaldría a un ahorro de 10.000 millones de euros, pues se calcula que ampliando el período de cálculo, las pensiones se reducirían una medida de un 5,6%. Ello es así, por cuanto en la gran mayoría de los casos los trabajadores acumulan sus mejores cotizaciones durante los últimos años de vida laboral. No obstante, mi opinión al respecto y la de tantos otros, es que esta medida sólo significaría un parche provisional, pues simplemente retrasaría la entrada del sistema en déficit hasta el 2016 ó 2017.

¿Hacia donde debemos ir y, además, de forma totalmente irremediable? Pues hacia un sistema más justo y equitativo. Y ello significaría calcular la pensión de jubilación sobre toda la vida laboral  del trabajador, pues con ello se mejoraría la proporcionalidad entre lo que se aporta y lo que se recibe.

Si además añadimos un incremento de 35 a 40 años cotizados el período necesario para alcanzar la base reguladora máxima de la prestación, nos encontraríamos en la buena senda. Ese es el camino. De lo contrario, nos podemos ir olvidando de los sistemas públicos de pensiones a medio plazo.

2 Comentarios | Leído 128 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

2 Respuestas a “A vueltas con las pensiones”

  1. Pedro Sabos dice:

    Buenos dias:
    El mio en un comentario consulta,tengo 60 años y al tener estos ultimos 7 años unas Cotizaciones muy inferiores a mis anteriores,he pensado que es buen momento para jubilarme.Les parece que una buena opción.Espero sus opinones
    Con gracias anticipadas

    Pedro

    • Pedro,

      Sin datos no me puedeo posicionar. No obstante es evidente que cuanto más tarde en jubilarse y cuantas más bases de cotización “inferiores” tenga menor será su base reguladora.

      No obstante tome mis palabras con la máxima cautela pues no dispongo de datos.

      Saludos.

Enviar Comentario

*