¡Más de lo mismo! | Eduardo Ortega Figueiral

¡Más de lo mismo!

En la habitual viñeta de humor en un periódico de los primeros días del año 2012 se veían a dos mendigos vestidos con sus andrajos, calentándose, por la noche, al no tener ni casa en la que dormir, en un fuego improvisado dentro de un bidón. Uno le decía al otro “¿Y tú qué le has pedido al año 2012?”. Y éste le contestaba: “Virgencita, que me quede como en el 2011″.

 Aparte las normales exageraciones del humorista, ese cuadro es, desgraciadamente, muy real. Las perspectivas de este año son peores que las del pasado, con independencia de que las medidas tan drásticas que esté aplicando -y más que habrá- el nuevo Gobierno, empiecen a dar su fruto -ojalá sea así- aunque no se espera que sean en 2012 -ni quizá en 2013-. Aguantar, al menos, la situación actual va a ser, en la mayor parte de los casos, un éxito. De ahí que haya recordado, aquella viñeta.

Desde el punto de vista laboral estamos esperando la promulgación de la nueva, y esperemos que definitiva -y efectiva-, reforma laboral. Reforma la indicada que imprescindiblemente ha de venir por la vía legislativa.

Eso del “diálogo social” entre los organismos representativos de los sindicatos y de los empresarios, más que algo metafísicamente imposible para posibilitar un acuerdo en esta materia, se ha convertido en una auténtica y absoluta vergüenza nacional -iba a calificarlo como un “diálogo de sordos”, pero la expresión es demasiado suave.

He tenido ocasión de leer el denominado “DOCUMENTO SOBRE DIÁLOGO SOCIAL BIPARTITO ENTRE EL 9 DE NOVIEMBRE DE 2011 Y EL 10 DE ENERO DE 2012″, fechado el 10.01.2012, resumen de los resultados de las negociaciones de esos “agentes sociales” -CEOE, CEPYME, CC.OO. y UGT- conteniendo los “acuerdos” a los que han llegado. VER-GON-ZO-SO, insisto. Lo único efectivo y tangible ha sido desplazar al lunes más cercano sólo tres (!) festivos. Todo lo demás rollo, rollo, rollo total. Nada concreto. Una absoluta burla de 67 páginas, nada menos y un verdadero sarcasmo leyendo sus cuatro primeras líneas: “La gravedad de la situación de la economía y del empleo que vive nuestro país ha llevado a las Organizaciones Empresariales y Sindicales más representativas a impulsar y desarrollar un proceso de diálogo social sobre las materias que se indican a continuación”. ¿Será posible tanto descaro?

No es cierto que ese diálogo se iniciara en noviembre de 2011. Comenzó muchos meses -años, incluso- antes, con los mismos resultados negativos. Y las “reformas” y “reformitas” que ante tal situación promulgó el Gobierno anterior durante 2010 y 2011, unas contradiciendo a las otras, modificando, incluso, algunas precedentes aún antes de que éstas entrasen en vigor -añadiendo, además, la nueva normativa sobre Seguridad Social- ha organizado tal lío y galimatías que hasta los profesionales que estamos bregando todo el día en estas cuestiones nos encontramos totalmente confundidos. “Reformas”, además, que no han servido para nada: siendo su objetivo principal la creación de empleo, sus resultados han sido diametralmente opuestos.

Es incomprensible que con más de cinco millones de parados y subiendo,  una tasa de desempleo sonrojante del 22 por 100 – 12 puntos por encima de la media europea – y con uno de cada dos jóvenes menores de 25 años – eso es el 50 por 100 de esa población – sin trabajo, no se apele a la responsabilidad y se tomen decisiones. Por cuanto si no se toman, ¿para qué sirven estas organizaciones? ¿Para negociar convenios y recaudar cuotas? Sólo para eso. De verdad que me niego a pensar eso.

 

 

1 Comentario | Leído 416 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Una respuesta a “¡Más de lo mismo!”

  1. ruego que alguien me ayude a saber si yo, funcionario del estado, categoría c2, puedo en el año 2013, que cumpliré 60 años, jubilarme anticipadamente, tras cotización de 18 años. Qué porcentajes reductores se me aplicarían. gracias

Enviar Comentario

*