¡¡ Ésto no está para cenas !!

 

Y yo añadiria … ¡¡ni para fiestas!!  De esta guisa se despidió el Presidente “in pectore” Mariano Rajoy, de sus correligionarios en la sede de su partido en Pontevedra el pasado sábado, tras su primera aparición pública una vez consumada su contundente victoria en las elecciones generales del pasado 20-N.

Obviamente que no estamos para la más mínima cena, sarao o fiesta pues la que se nos viene encima tras el parón navideño, cuyo anticipo es esta semanita de la Constitución y la Inmaculada “de auténtica nota”, es de órdago.

 Permítanme que me pare un momento en este macro-puente o macro-acueducto o barbaridad a secas que tiene al país medio parado desde el viernes 2 por la tarde y hasta el lunes 12 por la mañana. ¿Pero dónde se ha visto esto? ¿Y además en un momento como el actual? ¿Estamos todos locos o que nos pasa?

Esta mañana me ha telefoneado un compañero inglés desde Londres extrañado por el hecho de que estaba llamando a una empresa en Sevilla para comentar una serie de cuestiones con el departamento financiero de la misma y nadie le contestaba. O, mejor dicho, un contestador automático exclusivamente en español, como no, le venía a indicar que ese día era festivo en esa empresa al amparo del calendario laboral negociado. Cuando le he explicado “el asunto” ha alucinado. Y tengo que confesar que hasta a mi me ha dado un poco de vergüenza pues, sinceramente, esto es muy poco serio.

 Lo de esta semanita se repite año tras año sin que nadie ponga el más mínimo remedio. Pero cuando el tema ya es de nota es cuando, como este año, el martes y el jueves son los festivos pues el que no se coge el puente por delante lo coge por detrás o, simplemente, engancha esos diez días de fiesta con vacaciones pendientes o días de libre disposición o, simplemente por adecuación del calendario a las horas laborables previstas en el convenio.

 ¿Para cuando unas fiestas racionales? Ya se que es un tema cultural y todo eso,  pero ya está bien. Todas las fiestas inter semanales, sean las que sean, religiosas, institucionales o del tipo que fuere, deben  celebrarse o bien el lunes o bien el viernes. Y se acabó.

 Hace un par de semanas un matrimonio americano que vive en Barcelona nos invitó a mi mujer y a mí, junto con otros matrimonios, a una cena de acción de gracias. Esa cena y la comida que se celebra al día siguiente es la celebración más importante del calendario para los norteamericanos. Mucho más importante que navidad o similares por cuanto, dada la diversidad de razas, religiones y similares que conviven en ese país el día de acción de gracias o “thanksgiving day” es prácticamente  el único día en que obligatoriamente se reúnen todas las familias a lo largo del año. Pues bien ese día tan importante en el calendario no tiene una fecha fija: es el último jueves del mes de noviembre y es el único puente que hacen los americanos en todo el año, pues el viernes también es festivo.

 Eso es lo lógico y no lo que sucede en nuestro país pues si el 25 de diciembre es un miércoles, allí se queda y no hay nadie que lo mueva.

  He empezado hablando de Rayoy y he terminado en el día de acción de gracias. ¡¡¡Cada cual que saque sus conclusiones!!!!  ¡¡¡ He dicho !!!

 

Sin comentarios | Leído 180 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *